Acostumbrados a ver a Willy Adames lucir tremendas habilidades defensivas, a todos se nos hace raro escuchar o leer una noticia sobre él que tenga que ver con ofensiva. Si bien es cierto que ha logrado transitar poco más de 4 años en el mejor béisbol del mundo, no es menos el hecho de que su bateo no ha sido lo más resaltante en su persona a lo largo de su carrera.

La gran herramienta del dominicano que nació en Santiago es su guante y su gran alcance que le permite llegar a pelotas imposibles y realizar cualquier cantidad de intervenciones increíbles en la posición de campocorto. Esa ha sido su realidad tanto en los Rays de Tampa como en los Cerveceros de Milwaukee, equipo al cual llegó el año anterior y donde se ha mantenido siendo titular hasta el día de hoy.

Con todo y eso, parece que las cosas para él están comenzando a cambiar, y para bien. En las últimas semanas su bate ha tenido un repunte descomunal, permitiéndole incluso ser el jugador de la semana a finales del mes de abril.

Pero no ha parado allí, ya que sigue dando muestras de cualidades con el madero que no había demostrado en el pasado.

Tremendo bambinazo

En la jornada de hoy sus Brewers están cayendo por pizarra de 4x1 en las inmediaciones de la sexta entrada ante la escuadra de los Marlins de Miami. No obstante, su única carrera llegó producto de un cuadrangular solitario de The Kid, quien gracias a dicho estacazo llegó 9 en lo que va campaña.

La conexión tuvo lugar en el mismísimo primer episodio del duelo entre lupulosos y peces. Alineado como segundo en el orden al bate del mánager Craig Counsell, el quisqueyano hizo swing en conteo de 0 bolas y 1 strike para depositar la bola en lo más profundo del jardín izquierdo, a 408 pies de distancia del home.

Sus números en la actualidad

En este momento Willy posee línea ofensiva de .211/.308/.777, con 24 carreras impulsadas y 22 anotadas, dando una rara impresión de slugger que poco se condice con su contextura física y lo que ha mostrado en Las Mayores.