El shortstop dominicano Willy Adames nos tiene acostumbrados a grandes intervenciones defensivas desde que llegó a las Grandes Ligas. Con los Rays de Tampa, primero, y ahora con los Cerveceros de Milwaukee han sido incontables las veces que ha mostrado sus grandes dotes con el guante.

Su bateo, por otra parte, ha divagado en algunas ocasiones, pero no sus habilidades para el fildeo y el tiro, mismas que lo han sostenido a lo largo de sus 4 años y algo más en Las Mayores como un jugador del día a día y una pieza muy importante para cada uno de los mánagers que lo han dirigido.

En el día de hoy sacó a relucir su poder en un apasionante duelo que sostuvieron los suyos frente a los Gigantes de San Francisco, mismo que al final acabaron perdiendo a pesar de que con su batazo el campocorto logró igualar las acciones en la octava entrada.

Así se dio el juego

Los lupulosos picaron adelante en la parte baja de la segunda entrada cuando Mike Brosseau, quien por cierto, también fue compañero de Adames en los Rayos, impulsó hasta la goma con sencillo a Keston Hiura, que se encontraba en la segunda base.

Sin embargo, los Giants responderían varias entradas más tarde, de forma concreta en la mitad alta del octavo tramo, con un dantesco vuelacercas del ex de los Bravos de Atlanta, Joc Pederson, quien mandó la bola a 435 pies de distancia con un compañero a bordo para poner el marcador 2x1.

El bombazo de Willy

El estacazo de The Kid significó el segundo del año para él. En conteo de 2 bolas y 2 strikes aprovechó para golpear con furia un lanzamiento del zurdo Jake McGee y depositarlo en lo más lejano del parque los bosques izquierdo y central.

Les pagaron con la misma moneda

La alegría en Milwaukee no duraría demasiado, ya que el novato mexicano Luis González bateó un jonrón de 2 rayitas en el noveno capítulo que le puso cifras finales al encuentro de 4x2.