Si hay un pelotero que llamó la atención desde antes de llegar a las Grandes Ligas por sus increíbles habilidades, ese fue Wander Franco. A pesar de su corta edad y de no haber jugado a nivel profesional, ya se sabía que sería una megaestrella.

Ni bien llegó a la Gran Carpa, todos entendieron el porqué de su popularidad. Para el deleite de sus fans y el dolor de sus detractores, no necesitó tiempo de adaptación. El 2021 fue fulgurante para él y por poco termina robándole el premio a Novato del Año a su compañero de equipo Randy Arozarena.

Pero la cosa no acabó allí, en este 2022 tampoco esperó demasiado para comenzar a rendir y a día de hoy es de las principales bujías ofensivas con que cuenta el equipo de los Rays de Tampa Bay.

Sus números incluyendo el juego de hoy son una verdadera locura. Su línea ofensiva se ubica en .338/.352/.647, producto de 23 imparables en 68 turnos al bate. Además, contabiliza un total de 12 carreras impulsadas y 13 anotadas.

Por otra parte, hoy llegó a 4 vuelacercas en el duelo que sostuvieron los suyos contra los Marineros de Seattle y del cual salieron derrotados por pizarra de 8x4. Aun así, todavía están esperando en el Tropicana Field que caiga la bola que bateó el nacido en Baní, República Dominicana.

Batazo kilométrico

Corría la parte baja de la séptima entrada cuando con corredor en primera base llegó el turno de pararse en el plato para Wander Franco. Ante el derecho Matt Koch, en conteo de 1 bola y 2 strikes, el toletero de apenas 21 años de edad sacó un swing endemoniado que envió la esférica a lo más profundo del jardín derecho.

Fue un vuelacercas de 395 pies de distancia que si bien solo sirvió para adornar el resultado final de este cotejo, sirvió para seguir mejorando las estadísticas de un hombre que está llamado a ser una de las figuras principales del Big Show en un futuro.