A sus 100 años de edad, cumplidos el pasado 19 de julio, Rachel Robinson, viuda de Jackie Robinson, cortó hoy la cinta inaugural del Museo en Nueva York que preservará y mostrará al mundo el legado del jugador que rompió las barreras del racismo en el béisbol de las Grandes Ligas.

El nuevo Museo Jackie Robinson, ubicado en Varick Street, bajo Manhattan, no solo mostrará al público tesoros relacionados con el béisbol, sino que celebrará el compromiso de Jackie Robinson con el activismo social y los derechos civiles.

Acompañada por su hijo David, la centenaria dama dejó inaugurado el museo, aunque este abrirá para el público a partir del 5 de septiembre.

 

 

Según el New York Times, la institución será una versión ampliada y modernizada de los recuerdos que alberga la casa de la familia de Jackie Robinson en Stamford, Connecticut: trofeos, placas, objetos, recortes y fotografías que conmemoran sus logros deportivos.

Pero la colección destaca sobre todo el activismo social del legenadario pelotero, algo de mucha mayor importancia para la familia Robinson, y lo que convirtió al exjugador en una de las figuras más importantes de la historia estadounidense.

 

After turning 100 last week, Rachel Robinson cuts the ribbon for the new Jackie Robinson Museum in NYC!

 

"La colección es mil veces más grande”, dijo David Robinson, de 70 años, quien vive en Tanzania pero estuvo en Nueva York para el cumpleaños de su madre y la inauguración del museo. “Algunas de las cosas con las que crecimos ahora tienen un gran significado histórico, y el museo es un lugar para que todos puedan verlo".

 

 

Jackie Robinson, quien destacaba como una joven estrella en las ligas negras de béisbol, rompió la barrera del color en las Grandes Ligas blancas el 15 de abril de 1947, cuando debutó con los Dodgers de Brooklyn, en Ebbets Field.

Inmediatamente se convirtió en un símbolo de la esperanza de la igualdad racial en los Estados Unidos. Pero como descubrirán los visitantes del museo, el trabajo de Robinson para derribar barreras raciales continuó mucho después de que se retirara como jugador en 1956.

Los visitantes verán que mientras Robinson estuvo en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, presionó con éxito para que se permitiera a los soldados negros ingresar a un programa de capacitación de oficiales, que él mismo completó en 1943 y de donde emergió como segundo teniente.

Aprenderán cómo, después de que Robinson se retiró del béisbol, abrió nuevos campos para los afroamericanos en la publicidad, la radiodifusión y los negocios, cómo abrió un banco para ayudar a los ciudadanos negros, frecuentemente excluidos en esos época de los préstamos básicos u obtener capital.

“Si no tenemos un recuerdo de esas luchas, perdemos el contacto con un período significativo de la historia estadounidense que puede ayudarnos a guiarnos hoy", dijo David Robinson.

Y advirtió: “Los problemas en el béisbol, los problemas que Jackie Robinson desafió en 1947, todavía están con nosotros. Se han quitado los carteles de 'solo se aceptan blancos', pero la complejidad de la igualdad de oportunidades sigue existiendo”.