A pesar de que los Bravos de Atlanta obtuvieron ayer una victoria importante frente a los Nacionales de Washington por pizarra de 9x5 que les permite seguir dándole caza a los Mets de Nueva York en la División Este de la Liga Americana, una noticia no sentó nada bien en el seno del equipo poco después de acabado el encuentro.

Su segunda base titular y una de sus principales piezas, Ozzie Albies, fue diagnosticado con una fractura en el pie, según las radiografías que se realizaron posterior a lo que fue su salida del encuentro por una dolencia en dicha extremidad. El problema se suscitó en su pie izquierdo a la altura del quinto episodio.

Era la tercera vez que el curazoleño visitaba el plato en la noche. En su primer turno se había ponchado y en el segundo negoció una base por bolas. Sin embargo, lejos quedó ese dicho que reza: "A la tercera va la vencida", ya que fue aquí cuando ocurrió lo peor. Después de batear un rodado hacia el campocorto e intentar emprender la marcha hacia la inicial, Albies cayó desplomado en la caja de bateo quejándose de un fuerte dolor. El mismo lo obligó a abandonar el terreno.

Semanas fuera

Aunque no se ha especificado la gravedad del asunto ni el lugar específico del pie en el que se originó la rompedura del hueso en cuestión, se intuye que serán algunas semanas las que estará alejado de los diamantes el camarero. Sobre su nuevo estado de salud su mánager Brian Snitker manifestó con mucha pesadumbre lo siguiente:

"Lo odio por Ozzie. Lo odio por nosotros... Lo odio por el niño porque le encanta jugar béisbol, y es una gran parte de nuestro club".

Sus números hasta el momento

La actual temporada no estaba yendo de la mejor manera para Ozzie en lo que respecta al rendimiento ofensivo. Su línea ofensiva luego de 62 encuentros era de .244/.289/.405, con 8 jonrones, 15 dobletes, 33 carreras anotadas y 34 impulsadas.

Probablemente quien se haga cargo de su lugar sea el venezolano Orlando Arcia, utility de infield que puede desempeñarse de manera eficaz en la intermedia y que justamente fue el que le sustituyó en el día de ayer.