Los Medias Blancas de Chicago con su dirigente Tony La Russa estaban recibiendo a los Dodgers de Los Ángeles, y con dos outs en la parte alta de la sexta y los Dodgers ganando 7-5, hubo una cuenta de 1-2 sobre Trea Turner.

En ese momento, La Russa decidió dar un boleto intencional a Turner para poner corredores en primera y segunda. Eso llevó a Max Muncy al plato.

Muncy, quien fue activado fuera de la lista de lesionados antes del juego del jueves, procedió a conectar un cuadrangular de tres carreras.

Probablemente la mejor parte de la situación fue la incredulidad en el estadio.

Freddie Freeman pareció estar conmocionado en la segunda base, los locutores intentaban dar sentido a la decisión y un fanático gritaba desde las gradas: "Tony, ¿qué estás haciendo? ¡Tiene dos strikes!".

Posteriormente, un desafiante La Russa defendió su decisión de dar lo que podría ser la primera base por bolas intencional 1-2 en la historia de la MLB.

La Russa abordó la decisión durante su conferencia de prensa posterior al juego.

"Turner sin strikes, con uno o dos strikes, es muy peligroso especialmente contra zurdos", dijo La Russa. "Ahora, si (Will) Smith estuviera bateando detrás de él, hubiera sido diferente, pero Muncy estaba ahí.

Fue una decisión fácil. Fue una decisión fácil para mí".

La Russa fue imponente y al grano.

"¿Hay alguna pregunta sobre si fue un buen movimiento o no?"

La Russa preguntó retóricamente a los periodistas. Agregó:

Esa no fue una decisión difícil”.

Tan extraño como fue el movimiento, la explicación podría haber sido aún más interesante.

Una toma de decisión sorprendente, inesperada e inexplicable, La Russa decidió no solo dar un boleto intencional al campocorto de los Dodgers en cuenta de 1 y 2, lo hizo después de que un lanzamiento descontrolado cargó la primera base.

Las acciones se dieron así:

Con los Dodgers ganando 7-5 en el sexto, Turner llegó al plato con Freeman en primera. Turner se quedó atrás 0 y 2 contra el relevista zurdo Bennett Sousa, pero luego Sousa lanzó un lanzamiento descontrolado que permitió a Freeman avanzar a segunda.

Turner se estaba preparando para descifrar el próximo pitcheo, pero para sorpresa de casi todos excepto del propio manager del Salón de la Fama, La Russa levantó el brazo y  cuatro dedos. Le otorgó un boleto intencional. 

Freeman, de pie en segunda, miró a su alrededor confundido. Turner estaba tan atónito que luego bromeó:

"No sabía si debía ir a primera o no".

La Russa defendió con vehemencia la decisión después del juego, diciendo que, incluso con Turner en un conteo de dos strikes, creía que un enfrentamiento zurdo-zurdo contra Muncy era la mejor jugada.

Pero si esa era su posición, por qué darle la base intencional en el conteo 0-2. ¿Por qué se le lanzó a Trea? Se le hubiese dado el boleto inmediatamente al pararse en la caja de bateo.

"No sé si dar base por bolas a alguien con dos strikes es alguna vez el movimiento correcto", dijo el segunda base de Los Ángeles, Max Muncy.

"Estaba confundido", dijo el campocorto de los Dodgers, Trea Turner.

Muncy hizo pagar a La Russa con su jonrón de tres carreras, dándole cinco carreras impulsadas en la victoria de los Dodgers 11-9.

Durante los primeros dos meses de la temporada, el viejo Muncy no había aparecido por ninguna parte.

Un toletero con tres temporadas de 35 jonrones en los últimos cuatro años había bateado solo tres en sus primeros 41 juegos de 2022. Un dos veces All-Star conocido por su habilidad para embasarse estaba bateando para .150, el peor promedio de las Grandes Ligas.

Ha estado luchando contra problemas en su codo izquierdo, en el que sufrió una rotura de ligamentos al final de la temporada pasada. La exasperante rutina de su peor racha como Dodger también parecía estar agotándolo mentalmente.

Fue su primer juego esta temporada con dos extrabases. Fue su primera actuación con cinco carreras impulsadas desde agosto pasado. Y fue la primera vez en todo el año, que Muncy volvió a lucir como antes.

El mánager de los Dodgers, Dave Roberts, dijo que otorgar una base por bolas intencional en un conteo de 1-2 era "algo que nunca antes había visto". También dijo:

"No voy a ser yo quien cuestione a Tony La Russa".

Robert dijo que la estrategia motivó a Muncy.

"Creo que Max se sintió menospreciado y creo que a veces, cuando un jugador siente se le 'falta el respeto', lo cual no fue así, siente ese enfoque adicional y quiere demostrar que el otro dirigente está equivocado", dijo Roberts.

"Mostró algo de emoción. A veces los jugadores aprovechan ciertas cosas para obtener esa ventaja extra".

Si tuviera que hacerlo todo de nuevo, tal vez en algún universo alternativo, La Russa probablemente caminaría intencionalmente a Turner en una cuenta de 1-2 nuevamente.

La Russa dijo:

"No me sorprendo demasiado a menudo, pero, ¿alguien en esta sala realmente piensa que  debimos, incluso con el conteo, ir tras Turner?

Diría que no es posible.

Muncy era el tipo que debíamos enfrentar. Simplemente perdimos".

Los White Sox ahora tienen marca de 26-29 y han perdido ocho de sus últimos 12 juegos, mientras que los Dodgers se movieron a 37-20, ganando dos de tres a Chicago en la serie.