Con récord de 18 victorias y 19 derrotas en lo que va de la temporada 2022 de las Grandes Ligas, los Medias Blancas de Chicago ya comienzan a preocuparse de cara al futuro. Entre sus planes está obtener un cupo en los playoffs y pelear por el campeonato de la Liga Americana, pero si siguen como van parece muy difícil que puedan alcanzar esa meta.

Actualmente se encuentran a 3.5 juegos de la punta de la División Central del joven circuito, ocupada por los Mellizos de Minnesota que poseen foja de 22-16. Aunque no es solo eso lo que tiene preocupada a la franquicia patiblanca, sino la baja producción ofensiva de los últimos días.

En los 6 cotejos más recientes no han podido labrar más de 5 rayitas en ninguno. Además, ganaron 3 y perdieron 3, algo que les sigue dificultando sus aspiraciones de jugar holgadamente por encima de .500, circunstancia con la que han tenido que batallar toda la campaña.

Palabras de un sabio

A todo esto, el mandamás del equipo, el experimentado Tony La Russa, tiene cosas que decir. Como una voz autorizada luego de haber ganado desde los banquillos 6 banderines, 3 Series Mundiales y 4 premios a Mánager del Año, el longevo señor de 77 años de edad manifestó lo siguiente:

"No es aceptable. Lo que es aceptable es que la ofensiva está dando lo mejor de sí. Pero si eso es lo que somos, entonces debemos seguir trabajando en ello. Y si ves algo que crees que no es lo mejor, entonces lo arreglas".

Además añadió de manera enfática:

"Simplemente no puedes mirar los resultados y decir, '¿Por qué no sacan a alguien?' O, '¿Por qué no consiguen algunos hits?' No es así como lo manejamos, así que el hecho es que tenemos que salir de esta rutina ofensiva. Trabajaremos en ello, bateador por bateador".

Alegó el timonel.

Reunión interna

Según el propio miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, luego de la derrota de ayer por pizarra de 6x2 frente a los Reales de Kansas City, tuvo una charla a solas con el instructor de bateo del plantel, Frank Merechino, de la cual aseguró no poder dar detalles para no ponérsela fácil a sus adversarios. Sin embargo, aprovechó la ocasión para decir:

“Nunca nos rendiremos. Somos capaces de mejorar, y lo esperamos".