Si bien es cierto que el béisbol que más se mira en los Estados Unidos es el de las Grandes Ligas, no es menos verídico que no es el único que tiene gran calidad. En las ligas menores e independientes abunda el talento, sobre todo ese que tiene las ansias y las ganas de probarse algún día en MLB.

Tal es el caso del prospecto venezolano de los Cardenales de San Luis, Moisés Gómez, un muchacho nacido en Caracas hace 23 años que está dando la talla en la sucursal doble A de su nueva organización. Anteriormente estuvo en las menores de los Rays de Tampa, dejando también excelentes estadísticas allá.

Un dulce presente

En la actualidad, con la tropa de los Cardenales de Springfield, a 2 niveles de jugar en Las Mayores, está atravesando el que probablemente sea el mejor momento ofensivo de su corto transitar en la pelota norteamericana.

LEER MÁS: El poder latino se hizo sentir en triunfo de Blue Jays (VIDEOS)

Su increíble línea ofensiva de .458/.491/1.167 tiene maravillados a propios y extraños, tanto que ya afirmar que pronto lo veremos en el Big Show dándole a conocer al mundo de qué está hecho y cuáles son sus principales habilidades.

De hecho, no es solo la consistencia con el madero lo que impresiona, sino el poder que alberga un hombre que con 90 kilogramos de peso en una humanidad de solo 1.80 metros es un verdadero tanque de guerra desde el punto de vista físico.

Ni siquiera los grandesligas

En el día de ayer logró una cifra que aún no hemos tenido la oportunidad de ver en la Gran Carpa. Mientras que el líder en cuadrangulares del máximo nivel es Anthony Rizzo de los Yankees de Nueva York con 8 estacazos de vuelta completa, ayer Gómez alcanzó los 10 tablazos fuera del parque.

El número 31 de los Cards en la categoría Doble A, desapareció la bola en la parte alta del primer episodio del duelo entre los suyos y los San Antonio Missions, filial de los Padres de San Diego. Al final el encuentro acabó 5x1 a favor de los pájaros rojos, siendo lo más destacado este aporte especial de 3 carreras por parte del venezolano.