Uno de los equipos más intrigantes respecto a las reformas en su roster de cara a esta temporada 2022 son los Yankees de Nueva York.  Nos gustaría pensar que Brian Cashman ya tiene un buen plan de lo que hará tan pronto como finalice el cierre patronal y pueda volver a construir su roster través de la agencia libre y/o intercambios.

Aunque con anterioridad escribimos como Andeltron Simmons no nos parecía buena opción, si ese movimiento se acompaña de otros que mejoren otros huecos, podría servir de tapadero en lo que Volpe esté listo.

Firmar a Andrelton Simmons para que sea un campocorto suplente con su buen fildeo  hasta que Anthony Volpe esté listo en 2023 o 2024. Simmons no suma en ofensiva, alcanzó el mínimo de su carrera de . 223 con tres jonrones la temporada pasada jugando 131 juegos con los Mellizos, pero el nativo de Curazao de 32 años es un bateador de por vida de .265, aunque de todos modos, a los lanzadores de los Yankees les encantaría Simmons, cuatro veces ganador del Guante de Oro.

Este "sacrificio" para proceder con la idea de creativamente deshacernos de dos problemas mayores: Gary Sánchez y Gleyber Torres. A la vez de intentar sumar un pieza como Matt Olson para mejorar la primera base de Luke Voit , cuyas acciones están muy bajas después de una temporada plagada de lesiones.

En el mercado aún quedan muchas opciones interesantes disponibles para los Yankees, pero la mayoría son costosas. Y es poco probable que el propietario Hal Steinbrenner dé luz verde a Cashman para gastar mucho, cuando deben pensar en mantener a Aaron Judge. Pagarle a Carlos Correa o Trevor Story para jugar corto dispararía mucho el presupuesto en un equipo en los que hay muchos otros movimientos que hacer. Tal vez el plan en primera base sea re- fichar a Anthony Rizzo, se ve más probable que fichar a Freddie Freeman. Proponemos cambiar por Matt Olson.

Aunque la nómina de los Yankees siempre está entre las más altas del béisbol, agregar una pieza importante dispara una nómina que ya incluye un as que ganará $36 millones la próxima temporada ( Gerrit Cole ), un jugador de $29 -millones de DH ( Giancarlo Stanton ), un cerrador de $16 millones ( Aroldis Chapman ), un jugador de cuadro itinerante de $15 millones ( DJ LeMahieu ), un abridor No. 2 de $11 millones (Luis Severino ) y un jardinero central de $10,5 millones ( Aarón Hicks ). Eso no incluye al relevista de preparación Zack Britton , quien ganará $ 13 millones el próximo año mientras se recupera de la cirugía Tommy John, o los $ 61.6 millones proyectados que irán a ocho de los Yankees que son elegibles para el arbitraje salarial: Judge ($ 17.1M), jardinero izquierdo Joey Gallo ($10,2 millones), receptor Gary Sánchez ($7,9 millones), tercera base Gio Urshela ($6,2 millones), segunda base Gleyber Torres ($5,9 millones), Voit ($5,4 millones), zurdo Jordan Montgomery ($4,8 millones) y el relevista Chad Green ($4.1M).

Las decisiones desafortunadas del pasado que seguirán repercutiendo en lo actual y futuro, complican las cosas.

Un cambio por Olson sería viable. Pero no tan fácil. Esto sería complicado porque los Atléticos probablemente no aceptarán a Voit en el trato. No quieren a nadie por $5.4 millones, aunque podría ser una ganga para ellos. Además, el precio de la pieza comercial será muy alto para Olson, un toletero zurdo que juega una gran defensa y tiene dos años de control del equipo. Los Yankees probablemente tendrían que renunciar a algunos de sus mejores prospectos, pero pueden llegar a un acuerdo al permitir que Oakland elija a tres que no se llamen Anthony Volpe o Jasson Domínguez. Agregue otro prospecto top 25 que también les guste. Olson vale la pena. Equilibraría un poco la alineación de los Yankees y su salario proyectado de $ 10.4 millones para 2022 probablemente sería al menos $ 5 millones más barato que traer de vuelta a Rizzo y quizás $ 15 millones más barato que agregar a Freeman.

Los Yankees deberían ser muy agresivos y atrapar a Olson antes de que alguien más lo atrape porque haría que su alineación y su defensa dentro del cuadro fueran mucho mejores a una porción de lo que costaría agregar a Freeman (poco probable) o Rizzo (posiblemente en sus planes). El equipo tiene un sistema de fincas profundo, más que suficiente para conseguir a Olson sin renunciar a ninguno de sus dos mejores prospectos. Los Atléticos están desesperados por deshacerse de la nómina, así que hagan que valga la pena. Cashman debería preocuparse por tratar de ganar un banderín la próxima temporada en lugar de retener a tres o cuatro buenos prospectos que pueden o no tener éxito.

Lo que sería muy bueno para los del Bronx es hacer negocios con los DBakcs de Arizona.  Cómo ya planteamos en otro artículo, traer al jardinero central/segunda base bateador ambidiestro de los Diamondbacks, Ketel Marte, encajaría muy bien en los Yankees como una mejora respeto a Hicks que es propenso a las lesiones, así como también para rejuego dentro del cuadro. ¿Cuánto les costará a los Yankees obtener a Marte, quien bateó .318 con 14 jonrones en 90 juegos la temporada pasada? Mucho. Si Arizona quiere prospectos, los Yankees también podrían esforzarse y hacer lo que sea necesario para mejorar. Mejor aún, ofrecer a Gleyber Torres. Todavía tiene tres años de control y valor del equipo, aunque se ha reducido debido a que sus números de poder han bajado dos años seguidos combinados con problemas en el campocorto, lo que llevó a los Yankees a moverlo a la segunda a finales de la temporada pasada. Ahora es el momento de cambiar a Torres por muchas razones. Un problema importante es que los Yankees están mejor con LeMahieu comenzando en la segunda base y Marte como una opción de respaldo dentro del cuadro de lo que están actualmente con Torres comenzando en la segunda base y LeMahieu moviéndose. Este acuerdo es una obviedad para los Yankees, que podrían tratar de convertirlo en un canje aún más grande al darle Voit a Arizona y recuperar al subestimado receptor Carson Kelly, quien se espera que pierda tiempo de juego la próxima temporada ante el joven Daulton Varsho. En este 2 por 2 especulado, los Yankees se deshicieron de dos piezas del rompecabezas que no encajaban mientras mejoraban en dos puntos. Básicamente, el dinero también sería parejo, con los Yankees arrojando $ 11.3 millones proyectados y agregando $ 11 millones (con Marte listo para ganar $ 8 millones y Kelly proyectado para ganar $ 3 millones).

Una vez adquirido Kelly, deshacerse de Gary Sánchez. Pero es más fácil decirlo que hacerlo. Sánchez tiene poco valor, al agregar a Kelly lo haría prescindible, así que quedaría hacer lo que se pueda con él. Si eso significa comerse la mayor parte de los $7.9 millones que se proyecta que Sánchez gane la próxima temporada y recuperar a un relevista medio, un prospecto marginal o nada, que así sea. Suma por resta. Sánchez ha sido pésimo la mayor parte del tiempo durante algunos años y los Yankees serían un mejor equipo con Kelly y Kyle Higashioka compartiendo las funciones de receptor en lugar de que Higashioka respalde a Sánchez mientras se desempeñaba como receptor personal de Cole.

Esto estaría supeditado a la voluntad de Arizona de mover dos piezas comerciales por jugadores que puedan ayudarlos a competir en 2022 y más allá en lugar de prospectos. Su ofensiva necesita potencia, y Voit les brindaría mucho si se mantiene saludable. Eso si la Liga Nacional obtiene el bateador designado la próxima temporada. Voit en un equipo que necesita uno podría mantenerse más tiempo de juego en el campo.

La tarea más difícil sería canjear a Sánchez. Los Yankees han intentado todo para intentar que Sánchez vuelva a ser lo que fue como bateador en sus dos primeras temporadas y mejorar su recepción hasta el punto de que sea satisfactorio. No ha funcionado, pero los Yankees volvieron a apostar por Sánchez el 1 de diciembre pasado al dejar de no licitarlo nuevamente después de pensarlo mucho dos años seguidos. ¿La razón? Cashman no encontró nada mejor. Cambiar por Kelly mejoraría a los Yankees en la posición de receptor, por lo que, en teoría, Sánchez finalmente sería prescindible. Si ese es el caso, sería elegir lo menos malo, reducir las pérdidas y continuar. Ya sea por canje o liberarlo. Los Yankees le pagaron a Jacoby Ellsbury para que se fuera, así que no es como si no hubieran perdido dinero antes. Por el bien de los Yankees, por el bien de ganar en 2022, Kelly en el roster y Sánchez fuera es un movimiento de ajedrez inteligente.

Si los Yankees pudieran lograr esto, serían un mejor equipo en papel para 2022. No serían el club perfecto. Todavía serían diestros pesados ​​con la máquina de ponches Gallo en el jardín izquierdo, pero estarían más equilibrados, mucho mejor a la defensiva en el cuadro interior y tendrían una mejor opción en el centro que esperar que Hicks se quede en el campo. Incluso, el rejuego que planteamos en el artículo anterior en el manejo de los jardines, con Joey Gallo accionando en el jardín central también.

En el mundo perfecto de muchos fanáticos de los Yankees, Cashman firmaría a Correa, intercambiaría por Olson y Marte, y quizás cambiaría también por el receptor de los Cachorros, Willson Contreras . Mientras extienden Judge. Eso no es realista. Hal Steinbrenner nunca aprobaría agregar tanta nómina cuando ya es muy alta.

Entonces, Cashman tendrá que ser creativo y probablemente renunciar a más prospectos de los que le gustaría.

Aquí está la alineación con la que iríamos si lo que se ha citado aquí se hiciera:

1. DJ LeMahieu, 2B

2. Ketel Marte, CF

3. Aaron Judge, RF

4. Matt Olson, 1B

5. Giancarlo Stanton, DH

6. Joey Gallo, FL

7. Gio Urshela, 3B

8. Carson Kelly/Kyle Higashioka, C

9. Andrelton Simmons, SS

Nada mal. Luego de un fichaje a Simmons, un intercambio con Arizona y otro con Atléticos. Son movimientos realistas y alcanzables. Aunque reconocemos que el grado de dificultad es alto.

Sin Gleyber, sin Sánchez. Sin contratos multi millonarios. Y unos mejores Yankees, al menos en el papel.