El japonés Shohei Ohtani se caracteriza por infundir miedo en sus rivales debido a su grandes habilidades como pelotero. Sus batazos han dado la vuelta al mundo y es normal y natural que todos los lanzadores le pitcheen con mucho cuidado cada vez que lo enfrentan.

Sus 46 jonrones en al temporada 2021 hablan por sí solos y demuestran que a pesar de su contextura delgada tiene una fuerza descomunal. Por ende, es difícil encontrar zonas en las cuales realizarle lanzamientos y que no logre batearlos o al menos, no pueda conectarlos con contundencia.

Sin embargo, esto no fue impedimento para que el derecho venezolano de los Astros de Houston, Luis García, lo ponchara de manera impune, pero también bastante extraña en el duelo que sostuvieron en el día de ayer los siderales frente a los Angelinos de Los Ángeles.

Ponchado con 'bailecito'

Difícil es saber qué intentaba hacer exactamente el serpentinero del cuadro texano, pero lo cierto es que funcionó. Con un movimiento poco ortodoxo y a la vez muy extraño, el nacido en el estado Bolívar precedió un rectazo que dejó patidifuso al bateador nipón, alineado como primero en el orden de los Halos.

Ese fue el primer de 7 ponches que recetó García en una noche en la cual estuvo increíblemente dominante durante sus 5.2 innings de actuación, los cuales le permitieron apuntarse el triunfo que al final terminó siendo de 8x3 para los de naranja.

Otros destacados y un susto

Además de la buena presentación del derecho de Venezuela, otros latinos también aportaron su grano de arena en la sexta alegría de la zafra para Houston.

Por ejemplo, el cubano Yordan Álvarez bateó su segundo jonrón del año en el séptimo y produjo 2 carreras con él.

Otro que destacó fue José Sirí, quien realizó una atrapada de locura en el jardín central.

No obstante, hubo una mala noticia para el equipo que dirige Dusty Baker, y es que José Altuve abandonó el juego tras una carrera a primera base. Aun así, no parece que sea grave el asunto.