Sergio Alcántara es uno de los peloteros de los cuales se espera una consolidación en Grandes Ligas a partir de esta temporada 2022. Llegó al máximo nivel en el 2020 con los Tigres de Detroit, pero fue al año siguiente cuando jugó 89 juegos con los Cachorros de Chicago y puso en evidencia sus capacidades.

Para esta campaña, fue transferido por consideraciones económicas a los Cascabeles de Arizona, equipo que le ha dado la oportunidad de ser regular como defensor de la tercera base y más ocasionalmente el campocorto.

Su presente ofensivo no es muy llamativo con una muy discreta línea ofensiva de apenas .121/.143/.242, pero su guante lo ha sostenido en la alineación titular de una organización que está buscando rearmarse de a poco para poder mostrar una mejor versión y buscar un lugar en la postemporada.

Prueba de la buena defensa de Alcántara fue una jugada que realizó el día de ayer contra los Dodgers de Los Ángeles, en un compromiso muy emocionante y cerrado que terminaron ganando los suyos por pizarra de 3x1 en calidad de locales.

Bonita atajada

Aunque la esquina caliente siempre ha sido caracterizada como lugar de atrapadas increíbles, no fue allí en donde Sergio logró la muy bonita acción de la que hablamos. De manera atípica, su intervención tuvo como escenario el plato. Sí, ese donde se batea y que es custodiado por el receptor.

Ante un batazo en fly que parecía abrir en foul y luego volver al terreno del otrora ganador del premio MVP en la Liga Nacional, Cody Bellinger, el nacido en Santo Domingo Este se olvidó del terreno que tenía que custodiar y persiguió la esférica hasta hacerse con ella después de zambullirse.

La postal dice más que mil palabras, con un Alcántara que terminó tirándose de cabeza sobre el pentágono para atajar un muy complicado elevado al cual pitcher y catcher le perdieron el rastro y solo él pudo seguir hasta concretar el out.

Intervino en el juego

A pesar de que en par de turnos no logró conectar de hit, sí se embasó una vez tocando de sacrificio gracias a un error en tiro y más tarde anotó la tercera rayita de los D-backs. Todo esto en el octavo episodio.