Parecerá extraño. Uno de los jugadores favoritos de todos. ¡El MVP del equipo de los Yankees de 2019-2020! Alguien que claramente se vio afectado por la desaparición de las bolas alegres en 2021 y, en teoría, puede seguir siendo un jugador valioso a medida que envejece.

Aún así, es difícil no ver como desacierto a un jugador que firmó un contrato de $ 90 millones por seis años, pero aparentemente se convertirá en un jugador de cuadro utilitario itinerante y perderá su trabajo titular en su a penas segundo año.

Ahora que Rob Manfred ha admitido que ha estado usando (¡al menos!) dos pelotas de béisbol diferentes en los últimos años tanto en eventos de exhibición como en juegos "aburridos" (que los Yankees rara vez juegan), la regresión de LeMahieu en 2021 es un poco más explicable.  Tengamos en cuenta la cirugía del músculo central que tuvo que reparar de una hernia que lo tuvo fuera del Juego de Comodines. Hay ahí una razón para esperar que las cosas puedan cambiar a mejor mientras dure el trato, incluso si Manfred no toca  las pelotas de béisbol nunca más. Dicho esto, LeMahieu, que ahora tiene 33 años, viene de una temporada en la que se ubicó en el percentil 12 en porcentaje de barriles y en el percentil 32 en slugging esperado.  Todavía golpeaba la pelota moderadamente fuerte, pero la golpeaba en el suelo con demasiada frecuencia, lo que resultaba en una sobrecarga de dobles jugadas incluso cuando estaba en su mejor momento.

No se puede descartar sus contribuciones en el futuro, pero cuando Hal Steinbrenner señala el acuerdo de LeMahieu como una razón retrospectiva por la que se mantuvo fuera del mercado de campocorto esta temporada baja, mientras lo movía por todo el diamante (¿primera base?) en un intento desesperado por justificar la inversión, no se puede evitar ver el contrato como un "error".

Acumuló una buena producción en el transcurso de las últimas dos temporadas, y casi no había posibilidad de que pudiera desperdiciarla después de que Brian Cashman le dio un merecido contrato a largo plazo después de 2020.

LeMahieu, después de las últimas dos temporadas, se sintió casi tan necesario para la máquina de los Yankees como Betts, a pesar de ser un jugador mucho peor. Cashman pensó que no había nada de malo en un contrato retrasado a largo plazo para alguien que sería, en el peor de los casos, un jugador utility para el equipo dentro de cuatro o cinco años.

En deferencia al candidato a MVP de 2019 y 2020, tiene un cierto pedigrí que indica éxito para su bate en lo concerniente a hacer contacto. Pero se basa principalmente en sencillos. No ha habido energía en absoluto, tanto antes como después del problema del tríceps. Si esos rodados van a continuar, no hay razón para que LeMahieu deba ocupar el puesto de primer bate en la alineación.