Cuando la campaña 2011 acabó, los Marineros de Seattle habían exhibido a uno de sus mejores prospectos y parecía que el futuro de ese muchacho sería un verdadero paraíso. Por esa razón, los Yankees de Nueva York no dudaron en arrebatárselo de las manos a través de un cambio. Sin embargo, no fue sino hasta 3 años después, es decir, el año 2014, cuando los Mulos del Bronx pudieron mostrarle al mundo a aquella joya.

Un récord de 5 victorias y 5 derrotas y una efectividad de 1.89 dieron fe de que lo que estaba por venir era total alegría. No obstante, ese talentoso joven se diluyó y poco a poco comenzó a declinar hasta el punto de abandonar la Gran Manzana tras la zafra de 2017.

Lanzó 3 años con los Mellizos de Minnesota entre 2019 y 2021 siendo ya un beisbolista más maduro y las cosas no se terminaron de enrumbar y finalmente, un mal 2022 con los Tigres de Detroit terminó de rendir cuentas de lo que pudo ser y no ser. ¿El nombre de ese diamante que nunca pudo ser pulido? Michael Pineda.

Designado para asignación

Después de verlo poner una nefasta foja de 2-7 y un elevado promedio de pitcheo de 5.79, los Tigers decidieron que era suficiente. El día de hoy se conoció la noticia de que la escuadra bengalí designó para asignación al serpentinero de 33 años. Su lugar en el roster será ocupado por el novato Luis Castillo, pitcher relevista que también nació en la tierra del merengue.

No fue fácil la decisión

Según el mánager AJ Hinch, comunicarle la determinación tomada por la franquicia a Pineda no fue una situación nada sencilla:

"Nada peor que decirle a un veterano de su magnitud y su carrera que nos estamos alejando de él. Pero para nosotros, es hora de echar un vistazo a los muchachos que tienen más posibilidades de estar aquí". Manifestó el mandamás.