Una de las mejores historias de la República Dominicana en las Grandes Ligas llegó a punta de emociones.

Sammy Sosa enamoró a una generación completa en este deporte debido a sus kilométricos batazos. Más allá de que su carrera deportiva esté manchada por ciertas sustancias.

Los jonrones, el liderazgo y el júbilo que desprendió en de la ciudad de Chicago es mucha más valiosa que toda su mala fama.

A continuación te invitamos a ver un material animado de cómo fue la vida de uno de los jugadores más importantes en la década de los 90's.

Sosa jugó en las Grandes Ligas entre las temporadas de 1989 a 2007 en la que destacó con 609 jonrones, 1667 carreras empujadas y un promedio de bateo de .273.

A ellos se le suma que se hizo acreedor del MVP de la temporada de 1998 superando en aquella ocasión a Mark McGwire y Moisés Alou.

La temporada del 98 para Sosa significó totalizar; .308 de promedio, 66 cuadrangulares y 158 carreras llevadas a la caja registradora.

Además de todo esto se le suma;  seis bates de plata, siete convocatorias al Juego de Estrellas de la MLB y una corona en el derby de jonrones.

La carrera de Sammy Sosa no se puede evaluar en una sola nota. El también fue parte importante del negocio que lo levantó a batazos a finales del siglo XX cuando la NBA estaba siendo más importante por Michael Jordan y compañía.