Es poco probable que Gary Sheffield, Manny Ramírez o Alex Rodríguez sean votados para el Salón de la Fama. Si bien Sheffield nunca falló una prueba de PED, tanto Ramírez como Rodríguez lo hicieron, tres y dos veces respectivamente. Sin embargo, los tres caerán bajo el mismo estigma, dejando sus candidaturas con poca posibilidad.

Luego están casos como Pettitte y Ortiz. Ambas pruebas PED fallaron según el Informe Mitchell, pero ese estigma no parece haberse trasladado a estos jugadores .Pettitte se disculpó y admitió haber usado esas sustancias para volver al diamante. Ortiz afirmó que no las usó y que averiguaría exactamente por qué no pasó esa prueba. Todavía estamos esperando esa explicación.

Repasemos los casos de  Gary Sheffield, Manny Ramírez, Alex Rodríguez, Andy Pettite, David Ortiz,  Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa;  por ser todos casos en la boleta 2022 vinculados al uso de PED, los últimos tres apareciendo por última vez.

 

1. Gary Sheffield

Un toletero con impresionantes credenciales numéricas que pasó dos años como bateador designado.

Cuando Sheffield llegó a Detroit a través de un canje, pocas semanas después de que los Tigres perdieran la Serie Mundial de 2006, se le consideró el "empujón" que llevaría al equipo a la cima. Pero aunque tuvo dos años completos con el uniforme de Detroit (vistiendo el número 3 con la bendición de Trammell), Sheffield nunca ayudó a los Tigres a llegar a la postemporada.

Credenciales númericas

Sheffield cuenta con un promedio de bateo de .292 en su carrera, casi 2,700 hits y más de 1,600 carreras anotadas y carreras impulsadas. Conectó 509 jonrones en una carrera de 22 años que se extendió desde 1988 hasta 2009. Fue nueve veces All-Star , ganó cinco premios Silver Slugger y terminó entre los tres primeros en la votación del premio al Jugador Más Valioso dos veces, una en cada liga. Sheffield fue miembro de los Marlins de Florida de 1997, un equipo que ganó la Serie Mundial, aunque tuvo un año malo esa temporada.

Tiene números asombrosos: ocho temporadas de 30 o más jonrones, ocho temporadas de 100 carreras impulsadas y dos temporadas en las que conectó al menos 20 jonrones y robó al menos 20 bases (la última con Detroit en 2007 cuando tenía 38 años). Ganó el título de bateo de la Liga Nacional en 1992.

Pero a pesar de esos grandes números, Sheffield prácticamente no tiene posibilidades de ser elegido para el Salón de la Fama y hay varias razones por las cuales.

Primero, Sheffield era un problema en casi todos los lugares donde jugaba. Afirmó que fue tratado injustamente debido a su raza. Y aunque la raza es y ha sido un problema grave en nuestra cultura y en los deportes, en el caso de Sheffield no fue así.

Como resultado de su actitud a menudo abrasiva y egoísta, Sheffield rara vez pasaba mucho tiempo en el mismo lugar. Jugó para ocho equipos en sus 22 años de carrera. Peleó con un fanático en Fenway Park y también causó revuelo cuando afirmó que los jugadores latinos prevalecían en el béisbol porque eran "más fáciles de controlar" que los jugadores negros. Sheffield también se negó a participar en el Clásico Mundial de Béisbol porque no le pagarían.

Su vinculación a los esteroides

Fue mientras era miembro de los Tigres en 2007 que se reveló que Sheffield era uno de los jugadores nombrados en el Informe Mitchell, la investigación de MLB sobre el uso de esteroides. Sheffield estaba en la lista de jugadores que habían adquirido drogas para mejorar el rendimiento, lo que no negó. La revelación fue condenatoria porque Sheffield había afirmado anteriormente que la única vez que estuvo en contacto con esteroides fue cuando un amigo de Barry Bonds le había extendido un poco de "crema" en la rodilla durante un entrenamiento. Sheffield había sido inflexible anteriormente en sus negaciones de que alguna vez usara esteroides.

Es el uso de esteroides lo que evitará que Sheffield sea elegido al Salón de la Fama. Una mirada a su carrera muestra un arco de desempeño bastante común hasta los 30 años. Luego, para sus temporadas de 30-36 años, registró números de poder notables, estableciendo récords personales en jonrones, extrabases, bases totales y porcentaje de slugging. Al igual que Bonds, el aumento de poder de Sheffield entre los 30, es, por decir lo mínimo, sospechoso. Su inclusión en el Informe Mitchell debería dejar en claro a cualquiera que estuvo haciendo trampa durante varios años. Por esa razón, Sheffield no ha sido elegido para el Salón de la Fama, y ​​no lo será. Bonds, que fue un jugador muy superior a Sheffield, ya sea que lo hayan usado o no, tiene números aún más llamativos y el mayor apoyo que ha recibido de los escritores de béisbol es del 36,2%.

Sheffield no era del agrado de los medios ni de muchos de sus compañeros de equipo. Fue tolerado porque producía en el campo, pero a menudo era un cáncer en la casa club y nunca se quedaba en un lugar el tiempo suficiente para ganar seguidores.

Puede que se pareciera a "The Natural" cuando debutó a los 19 años con los Cerveceros, pero al final mucho de lo que Sheffield logró se produjo de manera "antinatural".

 

2. Manny Ramírez

De todos los candidatos en la boleta electoral del Salón de la Fama de la BBWAA , no hay ninguno más voluble o enigmático que Manny Ramírez, el talentoso bateador derecho que bateó .312 con 555 jonrones en 19 temporadas de Grandes Ligas. Ramírez fue un excelente bateador, cuyo currículum estadístico es indudablemente digno de una placa en Cooperstown. Sin embargo, como jugador que a menudo se veía atrapado en controversias, quizás era inevitable que su caso del Salón de la Fama también fuera controvertido, gracias a tres suspensiones debido a pruebas positivas de Drogas para Mejorar el Rendimiento (PED) al final de su carrera, una de las cuales no cumplió.

Credenciales númericas

El dominicano vio la mayor parte de sus juegos desde el jardín izquierdo con un OPS de 1.037 . A lo largo de su carrera tuvo 12 selecciones All-Star y 9 Bates de Plata, conectando 2,574 hits, 555 jonrones y una línea ofensiva de .312 / .411 / .585.

El WAR de su carrera de 69.3, es 3.6 más alto que el promedio de la liga para los jugadores que han accionado en el Jardín Izquierdo y terminaron en el Salón de la Fama, mientras que tuvo WAR en sus mejores siete temporadas de 39.9 y 4.9 WAR de promedio por cada 162 juegos. Con 1,831 carreras impulsadas y 154 OPS +.

En postemporada de su carrera: .285 BA, .394 OBP, .544 SLG, 29 HR, 78 RBI. Sus 29 cuadrangulares son los más altos en la historia del béisbol de postemporada.

Cosecha 21 grand slams de temporada regular en su carrera (la tercera mayor cantidad en la historia: Alex Rodríguez, Gehrig)

Además fue MVP de la Serie Mundial 2004: .412 BA, .500 OBP, .588 SLG, 4 RBI y terminó en el Top 6 de la votación de MVP 7 veces.

Su vinculación a los esteroides

Es muy simple. Falló tres pruebas de PED. Fin de la historia. Rafael Palmeiro pasó prácticamente toda su carrera jugando en el régimen de béisbol libre de pruebas antes de 2005, pero falló una prueba a la edad de 40 años en su última temporada. Palmeiro nunca volvió a jugar y, a pesar de 3,020 hits, 569 HR y 1,835 RBI, fue expulsado de la boleta del Salón de la Fama después de un recuento de votos del 4.4% en su cuarto año de elegibilidad.

De los nombres más importantes atrapados o sospechosos de usar PED, Palmeiro fue tratado con mayor dureza por los escritores de BBWAA porque no pasó una prueba. Ramírez no simplemente reprobó una prueba al final de su carrera; también cumplió suspensiones de  juegos por dar positivo.

¿Cómo se explica por qué  Palmeiro nunca recibió más del 12,6% de los votos si falló una prueba, mientras que el que falló tres, y recibió dos suspensiones, Ramírez, no obtuvo menos del 22%? Desde la expulsión de Palmeiro de la boleta electoral, los redactores de la BBWAA han elegido a tres jugadores ampliamente sospechosos (pero nunca vinculados de manera tangible) al uso de PED:  Mike Piazza, Ivan Rodríguez y Jeff Bagwell.  Desde entonces, muchos escritores han sido más indulgentes con las estrellas del juego vinculadas a PED.

Hay un número creciente de escritores que clasifican su filosofía de votación como "solo por rendimiento" y ya no penalizan a los jugadores por su uso de PED, ya sea presunto o probado. Si juzgas a Manny Ramírez solo por su desempeño, por supuesto, pertenece al Salón de la Fama.

 

3. Alex Rodríguez

Alex Rodríguez es elegible para el Salón de la Fama del Béisbol por primera vez en la boleta de 2022, lo que invariablemente significa que habrá un circo en torno a su candidatura.

Durante más de una década, fue uno de los toleteros diestros más temidos de la liga. No se puede negar su currículum como jugador. Sin embargo, al igual que Ramírez, las suspensiones reales de PED plagan su legado. Él y Manny jugaron en la misma época y enfrentaron consecuencias similares por su participación con potenciadores de rendimiento.

Sin duda, es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, y quizás el más grande en el campo corto, pero su legado está plagado por el uso de drogas que mejoran el rendimiento.

Credenciales númericas

Sus estadísticas son potentes. Los 696 jonrones de su carrera son cuartos de todos los tiempos, solo por detrás de Barry Bonds, Hank Aaron y Babe Ruth. Fue 14 veces All-Star, tres MVP de la Liga Americana y dos veces ganador del Guante de Oro. Aunque tuvo algunas postemporadas para olvidar, fue un catalizador importante en el equipo campeón de la Serie Mundial de los Yankees de 2009.

Las estadísticas de A-Rod son sólidas: 696 jonrones, una carrera de .980 en porcentaje de base más slugging y un WAR de 117.5 en su carrera.

Su vinculación a los esteroides

Por un lado, se podría argumentar que A-Rod fue uno de los mejores de todos los tiempos antes de que pareciera comenzar a tomar esteroides (admitió haber usado esteroides como un Texas Ranger de 2001 a 2003). Por otro lado, fue el modelo de las suspensiones de PED.

Por otro lado, esteroides. A-Rod fue suspendido durante toda la temporada 2014 por PED en una de las controversias de Grandes Ligas más ruidosas de todos los tiempos .

Su carrera se vio empañada por el uso admitido de drogas para mejorar el rendimiento.

Para ser claros, estoy entre los que creen que el uso de PED antes de 2004 era más desenfrenado de lo que se creía inicialmente.

Trato mejor a Barry Bonds y Roger Clemens porque la industria miró hacia otro lado antes de darle fuerza a la política de drogas en 2004. Es decir, puedo entender a los que alegan que los controles no eran fuertes hasta entonces, pero en lo adelante simplemente no hay excusas.

Cualquiera que haya sido sorprendido haciendo trampa desde 2004 en adelante debería ser sometido a un mayor escrutinio, y A-Rod encabeza esa lista.

Su nombre fue uno que se filtró en 2003 cuando la liga estaba contemplando fortalecer su política de drogas, y admitió haber usado sustancias prohibidas entre 2001 y 2003, supuestamente testosterona sintética y el esteroide anabólico Primobolan. Nuevamente, esto fue antes de los controles.

Pero su participación en el escándalo de Biogénesis, una violación tanto del Programa Conjunto de Prevención y Tratamiento de Drogas como del Acuerdo Básico, llevó a una suspensión de 211 juegos que terminaron siendo los 162 juegos en 2014. Rodríguez intentó obstruir la investigación, luego fue el único de los 13 jugadores suspendidos tras el escándalo que tuvo la audacia de apelar. Y demandó tanto a la liga como a la asociación de jugadores, alegando que la liga actuó de manera poco ética y que el sindicato no lo defendió adecuadamente, a pesar del testimonio del líder de la operación de que él personalmente inyectó a Rodríguez en ocasiones.

 

4. Andy Pettitte

En su primera aparición en la boleta electoral (en 2019), en una pizarra llena de titulares de calidad (Roger Clemens, Roy Halladay, Mike Mussina y Curt Schilling), Pettitte recibió solo el 9,9% de los votos en la boleta de la BBWAA (Asociación de Escritores de Béisbol de América). Desde que Ralph Kiner obtuvo el 1,1% de los votos en 1960, un jugador no ha recibido menos del 10% de los votos en su primera votación y, finalmente, ha subido a más del 75% y ha sido admitido en Cooperstown en las votaciones posteriores.

La boleta de 2020, sin embargo, no estuvo tan llena, gracias a las incorporaciones de Mussina, Halladay, Edgar Martínez y Mariano Rivera. Pero su porcentaje de votos apenas subió, hasta el 11,3%, lo que lo coloca en el puesto 15 entre los 16 jugadores que obtuvieron más del 5% de los recuentos.

Credenciales númericas

En el lado del "sí" tienes un ganador de 256 juegos que contribuyó a 5 Campeonatos Mundiales y 8 banderines. En el lado del “no”, tienes un lanzador con una efectividad de carrera de 3.85 que nunca ganó un premio Cy Young, solo fue seleccionado para 3 escuadrones All-Star y tiene vínculo a medicamentos para mejorar el rendimiento (PED).

Su vinculación a los esteroides

En diciembre de 2007, Pettitte fue citado en el Informe Mitchell sobre esteroides. Dos días después de la publicación del informe, admitió haber usado la hormona del crecimiento humano (que no fue prohibida hasta 2005) para ayudar a recuperarse de una lesión en el codo en 2002. En el Informe Mitchell, Pettitte fue nombrado junto con Roger Clemens y su relación mutua con entrenador Brian McNamee.

Unos meses más tarde, en una declaración ante el Congreso en la que señaló con el dedo a Clemens, Pettitte también admitió haber usado HGH en 2004

Estas admisiones de Pettitte ocurrieron más de un año después de un informe de LA Times en el que el ex lanzador Jason Grimsley alegaba que tanto Clemens como Pettitte habían usado PED.

 

5. David Ortiz

Si bien es posible que Pettitte no sea un jugador del calibre del Salón de la Fama, Ortiz sí tiene muchos argumentos. Su uso de esteroides, que descalificó a otros candidatos para ser incluidos en la primera votación, de alguna manera no ha sido un problema para él. De hecho, muchos fanáticos parecen ignorar que dio positivo. Su personalidad ayuda, ya que es el querido Big Papi, pero la hipocresía general de los votantes es asombrosa.

Uniéndose a A-Rod en la boleta electoral por primera vez está David Ortiz, quien tuvo una controversia PED más nebulosa; Según los informes, estaba en la lista de jugadores que dieron positivo durante la prueba de MLB en 2003, pero ha negado repetidamente haber cometido irregularidades pese a admitir dar positivo.

David Ortiz, el amado toletero de los Medias Rojas de Boston, es posiblemente el bateador de postemporada más decisivo en la historia del béisbol.

Credenciales númericas

Ortiz dividió su carrera entre los Mellizos (1997-2002) y  Medias Rojas (2003-16) en la que registró .286 BA, .541 HR, 1,768 RBI, 2,472 hits para 141 OPS + y 55.3 WAR.

Conectó 632 dobles en su carrera (12 ° más de todos los tiempos) y 1,192 extrabase (octavo mayor número de todos los tiempos, detrás de Aaron, Bonds, Musial, Ruth, Mays, Pujols, A. Rodríguez)

Fue campeón con Red Sox los años de 2004, 2007 y 2013, acudiendo 10 veces All-Star y ganando 7 veces Bate de Plata. MVP 2004 de la ALCS, con estos números: .387 BA, 1.199 OPS, 3 HR, 11 RBI y MVP de la Serie Mundial 2013, con estos otros: .688 BA, .760 OBP, 1,188 SLG, 2 HR, 6 RBI

Su vinculación a los esteroides

Ortiz también se ha relacionado con los PED, gracias a un resultado positivo en las "pruebas" de 2003 que se suponía que permanecería para siempre en el anonimato, pero que se filtraron al New York Times . El comisionado Rob Manfred dijo, en la última temporada de Ortiz, que había alrededor de una docena de falsos positivos en esa muestra y que no debería considerarse un evento para descalificar cuando se mira hacia atrás en la carrera de Big Papi.

Dado el chance que Manfred le ha dado a Ortiz y el hecho de que pasó todas las pruebas de drogas administradas en los últimos 12 años de su carrera, supongo que la gran mayoría de los escritores sonreirán ante su candidatura. Es probable que Ortiz sea elegido al Salón de la Fama en la primera votación; Puede que sea el único jugador elegido por la BBWAA para la Clase de 2022. Sin embargo, no sería sorprendente que suficientes escritores decidieran invocar una "penalización por sospecha de un año" para mantenerlo por debajo del 75% en su primera vez en la boleta.

 

Tenemos los casos de Sammy Sosa, Barry Bonds y Roger Clemens, quienes aparecen por última vez en la boleta. Ha imperado el criterio de tolerancia cero a los vinculados a PEDs para los de esa escuadra. No es fácil discutir con quienes defienden ese punto de vista. En sus mentes, el Salón de la Fama representa el máximo honor y jugadores manchados no lo merecen.

 

6.  Sammy Sosa

Sosa fue esencialmente condenado en el tribunal de percepción pública cuando "olvidó" cómo hablar inglés durante una audiencia del Congreso en 2005.

Credenciales númericas

El nativo de San Pedro de Macorís entre su galardonada carrera incluye un premio a MVP, 7 All-Star y 6 veces Bate de Plata. Tuvo una carrera de 2,408 hits, incluidos 609 jonrones, con 1,667 carreras impulsadas y una línea ofensiva de .273 / .344 / .534.

Su WAR total de 58.6 termina cayendo por debajo del promedio para un Salón de la Fama como RF (promedio de 72.1), igual a su WAR por cada 162 juegos de 4.0 (5.1 de promedio), pero su WAR en sus mejores siete temporadas de 43.8 está a 1.3 del promedio de la liga, como resultado de lo impactante que fue en una era en la historia como la rivalidad de jonrones contra Mark McGwire.

Su vinculación a los esteroides

Sammy nunca falló en una prueba oficial de drogas y no fue nombrado en el Informe Mitchell, pero nunca recibió el beneficio de la duda . Esto es por dos razones.

Primero, está la prueba de la vista. Si miras las imágenes del antes y el después del físico de Sosa, desafía la racionalidad explicar su cuerpo de dios griego de finales de la década de 1990 y principios de la de 2000.

Hiciera lo que hiciera, Sosa se excedió. Sosa conectó 60 o más jonrones en 3 de 4 temporadas (1998, 1999, 2001). No hay prácticamente nadie que crea que logró esa hazaña de manera auténtica. Esto es a pesar de algunas investigaciones convincentes  que demuestran que el impacto de los esteroides en los jonrones es significativamente exagerado.

En segundo lugar, Sosa fue nombrado en un informe del New York Times sobre la encuesta anónima de pruebas de drogas de 2003 de MLB. Eso parece un vínculo PED legítimo, excepto que, en octubre de 2016, el comisionado de MLB, Rob Manfred, reveló que había al menos 10 falsos positivos entre las pruebas de la encuesta de 2003. El contexto de los comentarios de Manfred fue decir que sería "injusto" que el toletero de los Medias Rojas de Boston, David Ortiz, fuera "empañado" por su prueba positiva en esta encuesta y que se desconoce si Big Papi realmente usó una droga para mejorar el rendimiento. Suponemos que debería aplicar lo mismo para Sosa.

La diferencia entre Sosa y Ortiz, además de la leyenda de octubre de Papi, es que Ortiz pasó 12 años de pruebas de drogas; la gran mayoría de su carrera ocurrió después de la implementación de la política de pruebas de drogas del deporte, mientras que Sosa solo jugó durante dos temporadas bajo el régimen de pruebas de drogas y su juego de poder se evaporó en esas dos temporadas. Por lo tanto, Sosa permanece en los que quedan fuera, y Ortiz probablemente recibirá el tratamiento de Ivan Rodríguez y se convertirá en un miembro del Salón de la Fama en la primera votación en 2022.

 

Los dos más grandes jugadores de la época

Cada uno de estos jugadores tiene defectos. Bonds y Clemens son considerados los niños del cartel de la Era PED, dos de los mejores jugadores que el juego haya visto jamás, pero sus logros han sido cuestionados debido a una potencial mejora química.

El más grande debate de este juego es si dos de los mejores jugadores en la historia (Barry Bonds y Roger Clemens) son dignos del mayor honor del deporte.

7. Barry Bonds

En un universo sin drogas para mejorar el rendimiento (PED) o un universo en el que fueron toleradas o aceptadas, Barry habría sido selección en la primera votación para el Salón de la Fama en 2013. Pero ese no es el universo en el que vivimos. Dos de los mejores carteles de la era PED están en la boleta de la BBWAA por última vez (Bonds y Clemens), es casi seguro que no serán elegidos para el Salón de la Fama.

Credenciales númericas

Jugó para los Piratas de Pittsburgh (1986-92) y Gigantes de San Francisco (1993-2007) , terminando en su carrera con una línea ofensiva de .298 BA, .444 OBP, .607 SLG mientras conectó 762 HR, y empujó 1,996 carreras.

Con 514 bases robadas y 182 OPS + , acumuló 162.8 WAR.  Sus 762 jonrones y 2,558 boletos son la mayor cantidad en la historia del béisbol.

Es el autor de 73 jonrones en 2001, la mayor cantidad en una sola temporada en la historia de la MLB.

Único jugador en la historia de la MLB con más de 400 HR y más de 400 SB. Su carrera 162.8 WAR es la mayor cantidad para los jugadores de posición en la historia de la MLB.

Fue 7 veces Jugador Más Valioso de la Liga Nacional (1990, '92, '93, '01, '02, '03, '04) y ganador en ocho ocasiones del Guante de Oro con 12 veces Bate de Plata y 14 al Juego de Estrelllas.

Su vinculación a los esteroides

Muchos consideran que no debería ser recompensado ​​con el máximo honor del deporte. Los votantes de tolerancia cero no votarán por un jugador que sospechan que podría haber usado PED.

Presunto perjurio con respecto al uso de esteroides anabólicos por parte del ex jardinero de los Gigantes de San Francisco y líder de jonrones de toda la carrera de las Grandes Ligas , y las investigaciones relacionadas en torno a estas acusaciones.

El 13 de abril de 2011, Bonds fue declarado culpable de un delito grave de obstrucción de la justicia por dar una respuesta incompleta a una pregunta en el testimonio del gran jurado. Se declaró nulo el juicio por los tres cargos restantes de perjurio, y esos cargos fueron retirados. La condena por obstrucción de la justicia fue confirmada por un panel de apelaciones en 2013, pero un panel más grande de la corte de apelaciones anuló la condena en 2015.

Fue acusado de cuatro cargos de perjurio y un cargo de obstrucción a la justicia. Durante la investigación criminal, se obtuvieron pruebas que incluían pruebas positivas para la presencia de esteroides anabólicos y otras sustancias que mejoran el rendimiento de Bonds y otros atletas, se lee en la acusación.

Los cargos se centran en las respuestas de Bonds al gran jurado en su testimonio de 2003, específicamente sus negaciones cuando se le preguntó si había usado esteroides y si le habían administrado esteroides.

Para estos escritores, incluso la más mínima sospecha de uso de PED resultará en un voto "no". Para este bloque de votantes, tolerancia cero significa que eres culpable hasta que se demuestre que eres inocente. Además, por supuesto, de no votar por Bonds o Clemens, estos escritores suponemos no votaron por los "sospechosos", los recién incorporados Mike Piazza, Jeff Bagwell e Iván Rodríguez.

 

8. Roger Clemens

Hace un par de años, parecía que Bonds y Clemens estaban ganando impulso en términos de cambio de corazones y mentes, pero ese impulso claramente se ha estancado. Bonds y Clemens obtuvieron cada uno una miserable red de 3 votos más en 2020 que en 2019. Ese es un avance menor (probablemente el resultado de que entraran algunos votantes nuevos y más jóvenes reemplazando a los más antiguos) pero no es el avance que necesitaban.

Credenciales númericas

Jugó para Boston Red Sox (1984-96), Toronto Blue Jays (1997-98), New York Yankees (1999-2003, 2007), Houston Astros (2004-06) en una carrera de récord 354-184 (.658 WL%) con  3.12 de efectividad en la que propinó 4,672 ponches.

Registró 143 ERA + y  138.7 WAR. Ganó 20 o más juegos 6 veces. Único lanzador que ponchó a 20 bateadores en un juego dos veces.

Su carrera 139.0 WAR es la tercera mayor cantidad de lanzadores de todos los tiempos (Cy Young, Walter Johnson) y fue ganador 7 veces del premio Cy Young (1986, '87, '91, '97, '98, '01, '04) además de recibir el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1986 (24-4, 2.48 de efectividad) fue 11 veces All-Star. También ganó la Triple Corona de Lanzador (Victorias, ERA, SO) en 1997 y 1998.

Un resumen de sus logros sobrenaturales en el diamante.

Su vinculación a los esteroides

The Rocket ya había ganado 3 premios Cy Young y un trofeo de MVP antes de que supuestamente comenzara a usar PED. Antes de su presunta inmersión en los esteroides.

Tuvo investigaciones del Congreso vinculadas a su abuso de esteroides. Las acusaciones han perseguido a Clemens desde que dejó el juego en 2007, incluso después de ser absuelto en 2012 de mentirle al Congreso acerca de nunca consumir drogas para mejorar el rendimiento.

En 2005, un par de años antes de que Roger Clemens se retirara, se vio envuelto en el centro de una controversia sobre los esteroides después de que el libro de José Canseco, Juiced , alegara que el lanzador los había usado en su carrera. Clemens negó las acusaciones.

Un par de años después, Clemens fue nombrado 82 veces en el Informe Mitchell sobre el uso de esteroides en el béisbol. En febrero de 2008, Clemens compareció ante un comité del Congreso. Juró bajo juramento que no tomaba esteroides y negó las acusaciones de que alguna vez le dijo al ex compañero de equipo de los Yankees y también lanzador Andy Pettite que había tomado hormona del crecimiento humano.

En 2010, un gran jurado federal acusó formalmente a Roger Clemens de hacer declaraciones falsas al Congreso sobre su uso de drogas para mejorar el rendimiento. Después de un juicio nulo inicial en 2011, Clemens fue declarado inocente de los seis cargos de mentir al Congreso en 2012.

 

Cuando la hipocresía hace gala

Aquí es donde se vuelve turbio. Este bloque de votantes dio el beneficio de la duda a Piazza, Bagwell y Rodríguez pero no a otros jugadores de los que no tienen ninguna duda, pese a que de algunos ni hay pruebas e incluso menos vínculos que otros que ya se encuentran en Cooperstown.

Para este grupo de votantes, los jugadores llevados al frente del Congreso (Mark McGwire, Sosa, Rafael Palmeiro) quedan fuera. Los jugadores que fueron nombrados en el Informe de George Mitchell sobre esteroides (Bonds, Clemens, Palmeiro y Gary Sheffield) quedan fuera. Los jugadores que no superaron las pruebas de drogas (Palmeiro, Manny Ramirez) quedan fuera.

Para la mayoría de votantes, sin embargo, ser nombrado en el libro Juiced de José Canseco no es evidencia suficiente para negar una placa del Salón de la Fama. Esta es la "excepción de Canseco". Ivan Rodríguez, considerado por la mayoría como el mejor receptor defensivo en la historia del juego, fue expuesto por su ex compañero de equipo de los Texas Rangers, pero de todos modos se convirtió en un miembro del Salón de la Fama en la primera votación.

Quizás eso cambie este año. Quizás esta vez, estos jugadores obtendrán los votos necesarios para superar el umbral del 75% y el castigo de los escritores. Es totalmente posible, aunque Sosa no va a conseguir tantos votos.

Hay 30 candidatos en la boleta. Solo un pequeño porcentaje de ellos se consagrará realmente.

 

Entonces, ¿quiénes tienen más posibilidades de ser admitidos?

Lo más probable es que haya dos jugadores que ingresen al Salón de la Fama desde esta boleta:Curt Schilling y David Ortiz.

Schilling recibió el 71,1% de los votos el año pasado, lo que esencialmente hizo que su inducción fuera un hecho. Solo un jugador, Gil Hodges, ha cruzado alguna vez el umbral del 70% sin ser admitido.

Mientras tanto, Ortiz recibe perdón por su uso de PED. Se le recuerda más por sus jonrones y su adorable personalidad que por cualquier otra cosa. Las preguntas sobre cómo pasó de ser un jugador de medio tiempo en Minnesota a una superestrella en Boston simplemente se ignoran.

Esto no significa que algún día no se incorporará a otros jugadores. Es probable que Barry Bonds y Roger Clemens ingresen a través del Comité de Veteranos.

Scott Rolen y Todd Helton, así como posiblemente Billy Wagner y Andruw Jones, deberían ser incluidos en los próximos años. Simplemente no sucederá esta vez.

Lo más probable es que el Salón de la Fama tenga dos nuevos miembros una vez que se hayan anunciado los resultados de la votación. Curt Schilling y David Ortiz pueden recibir ese llamado a la inmortalidad.