Los Cardenales de San Luis perdían su partido de este domingo frente a los Diamonbacks de Arizona, 5-3 y con par de cuadrangulares de Harrison Bader y Nolan Arenado, lograron remontar para vencer 7-5.

Y la noticia pudo ser esa, los cuadrangulares de Bader y Arenado porque en materia de béisbol, la ofensiva y los jonrones, siempre marcan la pauta pero no, Ryan Helsley también tuvo su momento y fue mejor incluso.

El más rápido

El derecho de 27 años entró a lanzar en el octavo ining y desde el primer movimiento en el box, sabía que estaba en una tarde especial, tal como declaró a los medios de los Cardenales tras el partido.

Helsley realizó 18 lanzamientos entre el octavo y el noveno ining y de ellos 8 fueron a 100 millas por hora o más, incluido uno de 103,1 millas, que sirvió para ponchar a Ketel Marte y al mismo tiempo se confirmó como el envió más rápido del año en la Gran Carpa.

La marca anterior la tenía el relevista de los Marineros de Seattle, Andrés Muñoz con 102,8 millas pero Helsley venía dando señales desde sus salidas previas al mostrarse sólido por encima de las 100.

Se sentía bien

Helsley aludió que llevar varios días sin lanzar le permitió sentirse fresco, con ganas de salir a lanzar y en ese turno con Marte, simplemente buscó retarlo y salió ese lanzamiento.

Al mismo tiempo alegó que esa mejoría en su mecánica y la potencia de su bola rápida, se debe a su salud en las rodillas, pues estuvo par de años lanzando con molestias, muy incómodo y eso lo afectó, pero se operó y hoy esta saludable y mostrando su mejor nivel.

Con su salida de este 1 de mayo, Ryan Helsley llegó a 8,1 tramos en la temporada , con 16 ponches y una sola base por bolas.

Al mismo tiempo, Helsley no ha permitido carreras limpias y su promedio de efectividad está inmaculado, además que sus rivales solo le batean para 038.

Números

Este fue el tercer salvamento de Helsley en la joven temporada y con sus 103 millas por hora, rompió la marca de los Cards este año...101 millas de Jordan Hicks.

Y se dice fácil pero lanzar a ese nivel, con semejante control y sincronización, solo puede ser algo que es fruto de un inmenso talento y los Cardenales de San Luis lo tienen ahí para ellos, para seguir puliendo y a la vez soñando con otra Serie Mundial.