Robinson Canó se puso el uniforme de los Padres de San Diego y fue activado desde ya para aportar su granito de arena y ayudar a la organización a pelear por el banderín en la División Oeste de la Liga Nacional.

El veterano, de 39 años de edad, estuvo en el dogout del partido donde los Padres se llevaron la victoria 11-6 sobre los Bravos de Atlanta en el Truist Park, en Georgia.

 

 

Canó fue firmado por "The Pads" cinco días después de haber sido liberado por los Mets de Nueva York, que lo colocaron en asignación el pasado 2 de mayo y tras no ser reclamado por ninguna organización fue dejado en libertad.

El segunda base tuvo un flojo comienzo con los neoyorquinos, dejando un promedio al bate de .195, un jonrón y tres carreras remolcadas en apenas 12 compromisos. Cabe destacar que el quisqueyano no vio acción en la temporada 2021 luego de cumplir una suspensión por violar la política antidopaje del béisbol de Grandes Ligas.

 

La experiencia de Canó

La llegada del múltiple ganador del Guante de Oro a los Padres de San Diego le brindará experiencia a los prospectos y al equipo en general. La organización tiene pensado fortalecer el lugar del bateador designado y también contar con un pelotero de su jerarquía para cubrir la posición de la segunda base.

Los días que tuvo libre los aprovechó para viajar hasta República Dominicana y encontrarse con su compatriota y nuevo compañero de equipo, Fernando Tatis Jr, quien no ha logrado hacer su estreno en la Gran Carpa debido a una lesión.

 

Números de Canó en Petco Park

El dominicano tendrá nuevo hogar y será el Petco Park de San Diego, escenario donde no le ha ido nada mal a lo largo de su trayectoria en MLB.

En 14 juegos disputados, el experimentado bateador ha conectado de .315 de average con par de vuelacercas, tres dobles, ocho empujadas e igual número en carreras anotadas.

El nacido en San Pedro de Macoris tendrá una nueva oportunidad para seguir aumentando sus registros de por vida en Las Mayores.