Robinson Canó se estrenó este lunes 11 de julio con los Bravos de Atlanta con dos hits contra los Mets de Nueva York en el Trust Park.

El dominicano de 39 años, alineó como noveno bate y segunda base por el conjunto de Georgia en su regreso a las Grandes Ligas.

Con conteo de 1-0, Canó tuvo un contacto sólido por la segunda base que se internó en el jardín derecho. El camarero de los metropolitanos, el venezolano Luis Guillorme, no  pudo agarrar el roletazo.

El imparable del veterano jugador vino ante ni más ni menos que Max Schezer, ganador de tres premios Cy Young (2013 2016 y 2017), en el tercer capítulo.

EL NÚMERO DE CANÓ CON LOS BRAVOS 

Robinson Canó, quien llegó a los Bravos procedente de los Padres de San Diego a cambio de un dólar, ya comenzó a producir con su nuevo equipo.

 

Antes de este incogible, el de San Pedro de Macorís había conectado un hit en la MLB el 19 de marzo en juego entre Padres de San Diego y Filis de Filadeldia.

El segundo inatrapable de Canó ocurrió en el octavo inning por el medio del campo ante los envíos del derecho Darren O'day.

Canó compartió con el venezolano Ronald Acuña Jr. en la jaula de bateo de los Bravos previo a este duelo contra los Mets.

Los Bravos de Atlanta, son su tercer equipo este año, y fue activado en el roster hoy en la MLB para la serie contra los Mets de Nueva York.

Canó con casi dos años sin pisar un campo de Grandes Ligas, es ganador de dos Guantes de Oro y se mantuvo activo en la liga invernal, puede ser un contribuyente en el aspecto defensivo, sobretodo Atlanta teniendo lesionado a Ozzie Albies.

Canó tiene mucha experiencia de postemporada. Incluyendo la Serie Mundial de 2009 con los Yankees de Nueva York.

Robinson y sus 39 años de edad saben lidiar con la presión. El dominicano posee liderazgo, con sus éxitos y su veteranía de 16 años en el negocio,  es mucho lo que puede enseñar a los más jóvenes, incluyendo sobre el impacto de las malas decisiones, como fueron las ocasiones que se dopó.

Esperamos el criollo pueda inspirar y aportar a la causa de los vigentes campeones, con las cosas que aún le quedan por dar.