Luego que los dueños y peloteros se pusieran de acuerdo, inmediatamente todos los equipos y jugadores se movilizaron para los campos de entrenamientos. Uno de estos equipos son los Mets de New York, quien tiene caras nuevas y caras viejas para competir por un campeonato. Una de estas caras viejas es el segunda base Robinson Canó, quien llego vía cambio al equipo en diciembre del 2018.

Canó, quien fue suspendido por segunda vez y perdió la temporada 2021 por uso de sustancias para mejorar el rendimiento, se reunió con sus compañeros previo al primer día de entrenamiento del equipo.

Canó le solicito permiso al manager Buck Showalter para decir algunas palabras a sus compañeros. El nuevo manager del equipo, dijo que Canó conversó con sus compañeros para disculparse.

“Es algo que tenía que hacerse”, mencionó Showalter.

Canó también tiene pensado hablar con la prensa en el transcurso de la semana, luego de hablar con sus compañeros. Algunos de los cuales no estaban en el equipo cuando Canó jugó por ultima vez con el equipo.

Canó fue suspendido por los 162 partidos de la temporada 2021 al dar positivo al uso de Estanozolol. Se recuerda que también fue suspendido por80 partidos en la 2018, cuando dio positivo por furosemida, un diurético que puede emplearse para impedir la detección de otras sustancias prohibidas en los análisis antidopaje.

El dominicano ha visto acción en 156 partidos con los Mets, donde ha conectado 23 cuadrangulares y remolcado 69 carreras, teniendo una línea ofensiva de .275/.321/.463 y un OPS+ de 109. Su rol en el equipo de cara a esta temporada no esta claro, pero se espera que vea acción como segunda base y bateador designado.

Showalter agregó que Canó no tuvo que dar muchos detalles de la suspensión. Simplemente aclaró la situación con unos comentarios breves.

“En este clubhouse ya pasamos la página”, dijo Showalter.