En 2021, una lesión le impidió cerrar la campaña en Ligas Menores por todo lo alto, pues al momento de su lesión sostenía una línea ofensiva descomunal, ampliamente sobre los 300 de average y los 400 de porcentaje de embasado.

Por ello y porque ya son varios años con rendimientos sostenidos en las Ligas Menores, Tyler Freeman fue llamado a los campos de entrenamiento de los Guardianes de Cleveland para participar en la pretemporada incluso, muchos analistas, la gerencia y el mismo Terry Francona podrían llamarlo al roster de 40 en este 2022.

El hecho es que Freeman es el prospecto número uno de la franquicia de los Guardianes y su sueño de llegar a Grandes Ligas se ha visto sesgado por el contexto actual de cierre patronal.

Al momento de escribir estas líneas, el jugador se encontraba hospedado en un hotel en Arizona a solo quince minutos del campo de entrenamiento de los Guardianes.

Según alegan fuentes cercanas al equipo se ha visto a un chico enfocado en el trabajo, controlando la ansiedad propia del momento y dispuesto a asumir el reto que pueda llegar.

El perfil

De acuerdo con los reportes y según lo declarado por Baseball América, Freeman no es solo el gran prospecto de la franquicia de los Guardianes sino uno de los mejores de todo el béisbol.

Akron Rubberducks 21yr old (SS) Tyler Freeman with a career high 5 hit game today vs Erie! In the process Freeman extended his hitting streak to 7 straight games. He is now hitting .368 on the season.

El talentoso jugador es avalado por su potencial ofensivo, pues se alude a una alta capacidad de contacto, tal como lo reflejan sus números, hablamos de un hombre que en 2021 sostuvo una línea de producción de bateo sobre los 323 de average, los 372 de slugging y los 470 de porcentaje de embasados.

Estos guarismos situaron a Freeman como el prospecto número siete de todo el béisbol y por ello, cuando muchos pensaron que debería saltar a triple A en cualquier momento, la realidad ha dado un giro total y el joven talento puede estar a las puertas de Las Mayores.

Si algunos le achacan su baja productividad en cuanto a jonrones, ya que solo pegó dos bambinazos en 2021, los estudios biomecánicos reflejan que su capacidad de contacto puede hacerlo evolucionar hasta llegar a ser un buen productor de jonrones.

Otro aspecto importante es su versatilidad, pues juega con soltura tercera y segunda base, además de tener confianza en el campo corto.

En un futuro cercano tendremos a una de las caras del béisbol en los terrenos de la Gran Carpa, por ahora, gracias a los caprichos del señor Manfred, los sueños de Tyler Freeman tendrán que esperar.