El paso del cubano Yasiel Puig por las Grandes Ligas fue tan increíble como fugaz. A su llegada en el año 2013 dejó con la boca abierta a propios y extraños con su asombrosa manera de jugar al béisbol. Era un muchacho agresivo, dinámico, con poder: un toletero con las tan añoradas 5 herramientas. Su impacto se notó desde el primer día y todos esperaban que la suya fuera una carrera llena de éxitos, pero no fue así. Sin embargo, no fue talento lo que le faltó al ex de los Dodgers de Los Ángeles, sino disciplina.

Sus constantes peleas y disputas sobre el diamante así como también su altanería y malas actitudes en el dugout le ganaron muchos enemigos dentro del juego y eso repercutió inevitablemente en su desempeño. Una vez que su rendimiento cayó, nadie más quiso creer en él y tras pasos fugaces por los Rojos de Cincinnati y los Indios de Cleveland (hoy llamados Guardianes) en 2019, acabó sin conseguir empleo en MLB por más de que tuvo conversaciones con algunas franquicias.

Se mantuvo activo

Con todo y que no pudo continuar en la Gran Carpa su carrera deportiva, el oriundo de Cienfuegos siguió jugando al béisbol de manera casi ininterrumpida. En la pelota dominicana probó suerte en par de campañas con los Toros del Este, mientras que en el béisbol de verano de México se mostró con El Águila de Veracruz el año pasado. En los 2 países rindió, pero donde mejor se vio fue en tierras aztecas, dejando una excelente línea de bateo de .312/.409/.517.

¿Regresa al Big Show?

Para este 2022 consiguió un contrato en la KBO (circuito profesional de béisbol de Corea del Sur) con los Kiwoom Heroes y a decir verdad, las cosas le están saliendo muy bien. Se le ve enfocado y motivado, y parte de eso se puede notar en sus últimas declaraciones. Por otra parte, al ser cuestionado sobre si tiene deseo de volver a las Grandes Ligas el Caballo Loco reconoció:

"Es mejor estar en Los Ángeles o en la MLB. Dios me puso en este lugar para hacer lo mejor que pueda para mostrarle a la gente que he cambiado desde hace cinco o seis años".

Definitivamente se nota en sus palabras que tiene intenciones de volver a enfundarse un uniforme en MLB. Actualmente batea para promedio de .259 en la KBO. También acumula 13 jonrones, 21 dobletes, 47 carreras remolcadas y 41 anotadas.