Desde el final de la temporada, mucho antes de que se hiciera el out final, Red Sox Nation ha estado pidiendo a gritos que se le ofrezca una extensión de contrato a Rafael Devers . Pero hay otro jugador al que también se le debe una: Xander Bogaerts.

 

Caso Rafael Devers

Si un chico alguna vez se ha ganado el derecho a recibir un cheque en blanco de un equipo, ese es 'Carita'. No hay nada más que podamos pedirle a que haga a Devers más que aprender a jugar a la defensiva en la tercera base. Lo cual en sí mismo es una queja menor considerando lo que ofrece con su bate. Es seguro decir que Rafael será el bateador designado del futuro para Medias Rojas.

Devers se encuentra en su segundo año de arbitraje y probablemente verá un buen aumento en su camino una vez que finalice el cierre patronal y se pueda reanudar el negocio.

No será agente libre hasta 2024, por lo que los Medias Rojas de Boston tienen mucho tiempo para resolver qué ofrecer. Hay un problema con la mentalidad de esperar y ver, y es que al momento de su carrera solo va a mejorar, lo que significa que sus números de arbitraje solo van a aumentar.

Chaim Bloom podría ofrecerle al jugador de 25 años un trato nada irrespetuoso, pero que no vaya a hundir el presupuesto como hemos visto hacer a otros equipos.

Teniendo en cuenta su edad y capacidad, mantenerlo en Boston durante la mayor parte de su mejor momento es lo ideal.

Si Chaim puede resolver algo ahora con Devers antes de que comience la temporada 2022, eliminará un factor que tiene ansiosos a los fanáticos.

Rafael parece más que feliz con su situación actual, pero todos sabemos lo rápido que puede cambiar eso cuando el dinero no es el adecuado. A los jugadores de cuadro se les paga increíblemente bien en estos días y Rafael se ha ganado con creces su parte del pastel. Pero hay un detalle en el plan que pone a pensar y se relaciona con su mentor y mejor amigo.

 

Caso Xander Bogaerts 

Bogaerts tiene la opción de de optar por no participar en su contrato actual después de la próxima temporada y, si bien las cosas parecen grandiosas entre los Medias Rojas y el campocorto, es un chico de Boras y cuando Scott Boras entra en la ecuación, nada está garantizado, excepto el dinero.

Xander hizo un trato muy amigable para el equipo hace unos años y con el techo más alto que nunca para los torpederos en este momento, eso no volverá a hacer así. Ya no habrá gangas, toca pagar.

A principios de la temporada baja, se supo que Bogaerts probablemente ejercerá su opción de no participar, pero lo hará con la esperanza de volver a firmar con los Medias Rojas solo que con un mejor contrato.

Todo en orden hasta ahí, pero lo que preocupa es la historia reciente en Boston de no querer pagarle a la gente. Si bien Chaim se calcula cada fichaje que hace y no gasta de más, pero también no puede perder al capitán y líder del equipo.

El temor es que Xander se salga y luego la oferta de los Medias Rojas no sea lo que está buscando y ahora es un agente libre y al resto de la liga se le hace agua la boca para ficharlo

 

La realidad es que todo fanático de Boston quiere mantener a estos dos muchachos en la alineación en el futuro. Chaim debe encontrar un camino para hacerlo mucho más fácil para todos.

Descrita la situación actual, la extensión debe manejarse primero es la de Bogaerts. Devers no puede probar la agencia libre por algunos años más, así que hay más tiempo para trabajar en algo mientras se asegura a Xander esta temporada bajada.

En un mundo perfecto, estaríamos viéndolos a ambos casarse con el equipo antes de El Día Inaugural, tal como vimos aconteció antes con Xander y Chris Sale.

Xander Bogaerts es el capitán no oficial de ese equipo. Rafael Devers está escribiendo nuevos capítulos en los libros de historia del béisbol con cada juego que juega. Ambos son una razón por la que los Medias Rojas han tenido un gran éxito en los últimos años y pueden hacerlo en los años venideros. Necesitan a estos muchachos iluminando el Fenway Park hasta que sea el momento de colgar los clavos.