El partido entre el Portland Timbers y el Austin FC por la jornada 3 de la Major League Soccer promete ser, por lejos, el que más morbo genera en la afición. Por un lado, está un equipo que ha acostumbrado a sus seguidores a pelear la MLS Cup hasta las últimas consecuencias y por el otro, uno que sueña con marcarse una gesta histórica en este 2022.

La tropa leñadora se presentará a este cotejo con un par de empates en su haber, mientras que el ATX FC lo hará con 2 victorias que más bien han sido palizas. Los de Savarese, un entrenador que conoce la MLS como la palma de su mano, contra los de Josh Wolff, alguien que apenas vive su segunda temporada como timonel. Son agua y aceite, nada parecidos, nada similares, pero con la misma hambre de gloria.

Un gigante dormido

En las últimas 7 temporadas de MLS, el Timbers ha sido campeón una vez y subcampeón en par de ocasiones, incluida la zafra anterior. Nadie puede negar la hegemonía de un equipo que se ha ganado el respeto de sus adversarios a pulso. Pero, ¿Le respetará la irreverente escuadra texana?

A pesar de que en este 2022 no ha podido brillar como seguramente hubiera querido, el conjunto del hacha en el escudo ha sumado en sus 2 primeros cotejos. Además, cuenta con un Yimmi Chará encendido que probablemente sea uno de los futbolistas de mayor cuidado en el campeonato local de los Estados Unidos.

Sin nada que perder

El Austin FC saldrá por primera vez del Q2 Stadium, un bastión inexpugnable en el que ha anotado 10 goles en 2 encuentros y solo ha recibido 1. 5x0 al FC Cincinnati y 5x1 al Inter Miami, son los 2 resultados cosechados hasta el momento por la oncena verde.

Decir que hay un hombre que destaque por encima del resto en esta plantilla sería mentir. Aunque el máximo goleador de la misma es el argentino Sebastián Driussi con 3 tantos, le siguen de cerca el paraguayo Cecilio Domínguez  y el norteamericano Ethan Finlay con 2 dianas cada uno.

¿Quién ganará? 

Predecir quién vencerá en un partido así, es casi imposible. Es un cruce entre un club que es rey y otro que quiere ponerse la corona este año. Por un lado, tendremos que ver cuánto temple y carácter le queda al Portland Timbers, por el otro, de qué están hechos los sueños del Austin FC.

Eso sí, lo que es seguro, es que será una guerra sin cuartel y un espectáculo de primera clase, así que tomen asiento y disfruten de la función.