Se marchó, volvió, regresó, lo intentó, después lo siguió intentando, pero fracasó y así, la cronología de esta historia alude en todo momento a un final para nada feliz y es que Pedro Báez, jamás volvió a ser con los Dodgers de los Ángeles, lo que en su día fue, uno de los mejores relevistas de Grandes Ligas.

Dos años antes, en el momento que los Astros de Houston firmaron al dominicano, había razones para creer que Báez triunfaría con el elenco sideral, pues entre 2014 y 2020, tal como lo refleja MLB.com, el quisqueyano lució un mundo con la franquicia californiana, registrando una efectividad de 3,06 en 356 entradas de labor.

El perfil

De igual modo, el caribeño se erigió como una pieza fundamental en la postemporada del 2020, en particular durante la Serie Mundial, ayudando a los Dodgers a conquistar el anillo; razón de sobra para que Houston lo contratara por 2 años y 12,5 millones de dólares.

Sin embargo, la campaña de 2021 fue un verdadero caos con el tema de las lesiones y Báez apenas lanzó 6,2 tramos con los Astros en este 2022, para después ser liberado a finales de abril.

Quizás creyendo en el refrán que habla sobre el regreso a casa del hijo prodigo,los Dodgers volvieron a hacerse con los servicios de Pedro Báez y lo enviaron a la filial triple A de la franquicia en busca de que pudiera encontrar su mejor forma posible, aunque ya previamente existía las dudas de que Báez no estuviera al nivel necesario para imponerse en Las Mayores o incluso en triple A y los hechos les dieron la razón a los escépticos.

Ni sombra del que un día fue…

En Oklahoma City, Pedro Báez jamás pudo encontrar su forma y menos de 6 entradas de actuación dejó una efectividad de 14,29, dando la idea que el sueño de aspirar al retorno al Big Show se había terminado a los 34 años.

El final no podía ser otro,Pedro Báez fue liberado, y tal vez como lo dio a conocer el equipo hace apenas unos minutos y como el último canto de cisne del criollo, quizás como una despedida, la peor de las despedidas; Báez permitió cinco anotaciones este viernes, mostrando su peor cara desde el mismo instante que se fuera a Houston.

Dicen que las segundas partes no son buenas, pero esto de Pedro Báez con los Dodgers ni empezó, pues nunca pudo volver a vestir el uniforme del elenco grande y para muchos se trata del adiós, del definitivo y largo adiós.