Los Cardenales de San Luis siguen sin aflojar su ritmo ganador en esta temporada 2022 de las Grandes Ligas. Hoy despacharon por pizarra de 6x3 a los Padres de San Diego y obtuvieron su victoria número 27 del campeonato, lo que les permite seguir dándole caza muy de cerca a los Cerveceros de Milwaukee, líderes de la División Central de la Liga Nacional.

Contra todo pronóstico los pájaros rojos han demostrado que están para grandes cosas, aun cuando la mayoría de expertos y entendidos del béisbol auguraban que no sería un buen año para ellos debido a la longevidad de varios de sus elementos.

No obstante, uno de ellos es quien más ha rendido y aportado para la causa del conjunto de Misuri. Estamos hablando de Paul Goldschmidt, primera base de 34 años de edad que se encuentra disfrutando de su duodécima temporada como ligamayorista y al que las cosas le están saliendo de maravilla, como en su mejor época.

Números de locura

En este momento de la campaña, Goldy posee una línea ofensiva de .352/.418/.626, con 11 jonrones, 16 dobletes, 42 carreras impulsadas y 30 anotadas. Además, exhibe un OPS de 1.044 y un total de 63 imparables en 179 turnos al bate, así como también 21 bases por bolas recibidas.

Esta campaña del oriundo de Wilmington, Delaware, se asemeja mucho a las de 2013 y 2015, en las cuales se quedó a las puertas de ganar el premio a Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Una racha increíble

Tras el cotejo de hoy, el inicialista de los Cards extendió a 21 su racha de juegos bateando al menos un imparable. Lo logró gracias a un cuadrangular de 2 rayitas que conectó en la parte baja de la séptima entrada ante los envíos del relevista Steven Wilson. La bola acabó recorriendo 414 pies hasta depositarse en lo má profundo del jardín izquierdo.