Gary Sánchez ha tenido un comienzo aceptable y estable con su nuevo equipo, ha jugando bien con el uniforme de los Mellizos; se vistió para una nueva organización por primera vez en su carrera en el béisbol profesional.

Y llegó ese día en que debería enfrentar a su antiguo conjunto como rival. Fue la primera oportunidad de Sánchez jugar contra su ex equipo.

Antes del partido Yankees-Twins del martes en Target Field en Minnesota, surgió la pregunta inevitable. Se le preguntó sobre el acuerdo que lo envió de Nueva York a Minnesota el 13 de marzo y cuál fue la parte más difícil del intercambio. Según publicó Max Goodman de FanNation, las palabras de Gary fueron:

Creo que lo más difícil fue adaptarme a caras nuevas y, al mismo tiempo, dejar atrás a viejos amigos, comenzar un nuevo capítulo en mi carrera”.

El tiempo de Gary Sánchez en Nueva York tuvo muchas dificultades. Pasó de un inicio cumbre a luchar con muchas adversidades, y por mejorar debilidades en su juego.

Gary Sánchez habló sobre enfrentar a los Yankees por primera vez:

"Siento mucha adrenalina, pero al mismo tiempo, emocionado de ver a muchos de mis amigos del otro lado".

Lo que comenzó con una producción ofensiva histórica terminó con problemas persistentes en la defensa, junto con una fuerte regresión en su bate. Y lo más difícil, las críticas despiadadas y sin filtro de las gradas y prensa del Bronx.

Sin sumar los números del juego del martes, en sus primeros 43 juegos con los Mellizos, Sánchez bateó .229/.289/.446 con siete jonrones y 27 carreras impulsadas. No muchos destellos ahí, pero lo más significativo ha sido los avances detrás del plato, pues ha dado pasos hacia adelante, con números promedio de la liga en el encuadre. Eso es algo.

El mánager de los Yankees, Aaron Boone, reiteró que Sánchez siempre trabajó duro cuando vestía las telas a rayas, siendo un compañero de equipo de calidad detrás de escena sin importar lo que sucediera. Boone agregó:

 "Tal vez el cambio de escenario lo ayude un poco, pero eso no quiere decir que si se quedara aquí, tampoco hubiera tenido un gran año".

Sánchez dijo que ha estado siguiendo a su antiguo club, equipo que ahora posee el mejor récord en el béisbol, y que siempre estará agradecido por la oportunidad que New York le dio cuando firmó en 2009.

"Tuve un par de años malos y eso es todo. Me cambiaron y ahora estoy mejorando y avanzando... Soy un Twins. Pasé la página".