Los Mets de Nueva York están dolidos después de lo ocurrido en la temporada 2022 de las Grandes Ligas. No solo acabaron sin cumplir su gran objetivo de alcanzar la Serie Mundial, sino que en los últimos días de la fase regular terminaron cediendo ante los Bravos de Atlanta y ni siquiera pudieron consumar la obtención del banderín de la División Este de la Liga Nacional.

Esto, a todas luces es un gran fracaso, ya que poseen una de las nóminas más caras de todo el béisbol, la cual está plagada de estrellas por doquier, sobre todo en el pitcheo. Piezas como Edwin Díaz, Max Scherzer y Jacob deGrom hacían del cuerpo de lanzadores de la tropa metropolitana una verdadera delicia. Sin embargo, eso dejará de ser así para el 2023, al menos en lo que al último de los mencionados respecta.

Ayer se dio a conocer la noticia de que el diestro 2 veces ganador del premio Cy Young acabó decantándose por la opción de los Rangers de Texas en vez de renovar su convenio con la escuadra de Queens para continuar su carrera en la Gran Manzana. El trato entre los Vigilantes y el oriundo de DeLand, Florida, acabó cerrándose por la suma de 185 millones de dólares a cambio de 5 años de sus servicios, algo que seguro no cayó bien en el seno del que es ahora su exclub. Aun así, se espera que los Mets contraataquen ¿Será eso posible?

Opciones de todo tipo

Según indican algunos analistas, las principales alternativas que manejaría el conjunto que dirige Buck Showalter podría responder con la compra de brazos de primer nivel como los del veterano Justin Verlander o el zurdo Carlos Rodón. Esta sería, a priori, la solución más lógica.

No obstante, también hay reportes que señalan la posible vuelta al club de Chris Bassitt o la llegada de Kodai Senga, el mejor serpentinero de la liga japonesa de béisbol. Incluso, hay quien augura que un intercambio para intentar adquirir a Pablo López desde los Marlins de Miami es viable en este punto. También asoman como opciones a Corbin Burnes y a Brandon Woodruff de los Cerveceros de Milwaukee, pero estos últimos lucen como piezas más difíciles de capturar.

Eso sí, algo hay seguro acá y es lo siguiente: los Mets de Nueva York no se quedarán de brazos cruzados ante el mazazo que significa perder a una joya como Jacob deGrom.