l prospecto dominicano, Oneil Cruz, fue enviado a Triple AAA de Indianapolis, a pesar de mostrar algo que los Piratas necesitan tan desesperadamente: el potencial para una sensación de poder estelar. Conectó dos jonrones kilométricos y 5 hits en 15 apariciones en los campos de entrenamientos con un OPS de 1,033. la temporada pasada, Cruz registró la pelota más dura de un Pirata en la era de Statcast en un sencillo con una velocidad de salida de 118.2 mph para su primer hit en la MLB; al día siguiente, conectó un jonrón de 408 pies al jardín derecho en la final.

Que Oneil Cruz no esté en el roster del Día Inaugural de los Piratas de Pittsburgh podría haber sorprendido a una base de fanáticos frustrados, pero no debería ser una sorpresa, dado el historial de tratar a los prospectos preciados con guantes de seda. Es el mismo equipo que están llevando a su mejor jugador (Bryan Reynolds) a arbitraje por menos de de $700,000.

La decisión de enviar a Cruz a la Clase AAA de Indianápolis, según el manager Derek Shelton estuvo ligada principalmente al desarrollo de Cruz, cómo necesitan ver más del gran hombre y quieren exponerlo más en los jardines. “Oneil ha subido y ha tenido una buena primavera. Donde debemos ser cautelosos es que ha jugado (63) juegos en Doble-A y seis en Triple-A. Tenemos que ser muy conscientes de cómo avanzará su desarrollo, cómo encajará con los Piratas no solo este año sino en el futuro. En primer lugar, tenemos que poner a Oneil en la mejor posición para tener éxito”.

Dicha explicación es valida. Cruz manifestó su preferencia por permanecer en el campocorto y su inexperiencia en los jardines, especialmente con una competencia abierta por un puesto de titular en las esquinas.

Los Piratas están enfatizando la defensa y tienen un finalista del Guante de Oro en el campo corto enKevin Newman. A pesar del atletismo, la fuerza del brazo y el alcance de Cruz, todavía hay dudas sobre si un jugador de su altura es el más adecuado para el campocorto. Los Piratas intentaron hacer la transición de Cruz a los jardines la semana pasada, pero aún está muy crudo, por lo que colocarlo en una nueva posición no es algo que quieran hacer a nivel de Grandes Ligas.

Si embargo, si Cruz necesitaba experiencia en los jardines, lo cual es justo; en realidad nunca jugó allí. ¿Por qué esperar varias semanas hasta el entrenamiento de primavera para hacerlo y luego decir que la pista disponible no era lo suficientemente larga? Parece sospechoso.

Cruz tiene poco que demostrar en el plato en las menores. Se perdió un mes la temporada pasada por una distensión en el antebrazo derecho y aun así tuvo un promedio de .292/.346/.536 con 15 dobles, 12 jonrones y 40 carreras impulsadas en 63 juegos en Double-A Altoona. Eso le valió un ascenso a fines de septiembre a Indianápolis, donde bateó .524 (11 de 21) con cinco jonrones en seis juegos para ganar una convocatoria para los dos últimos juegos de los Piratas como recompensa.

Es cierto que los Piratas firmaron a Kevin Newman por $1.95 millones esta temporada baja y creen que podría convertirse en un bien canjeable con tiempo de juego regular, aunque con el bateador designado ahora en la Liga Nacional, los Piratas tienen opciones.

Todo tendría más sentido si Cruz tuviera problemas esta primavera, golpeando lanzamientos o pateando pelotas en EL campocorto. Él no ha hecho ninguno. La defensa de Cruz ha sido pasable. Cruz parece un jugador de Grandes Ligas, pero los Piratas lo harán esperar, enviando la señal de que decidirán cuándo su mejor prospecto está listo no solo para llegar a las Grandes Ligas sino también para quedarse.