Hace poco mas de un día, tal vez menos, igual, como sea, sopesando los hilos que cuece el tiempo, segundos más, segundos menos; todavía trasciende la noticia del espectacular debut del mexicano Joey Meneses en Grandes Ligas.

Y en teoría podría ser uno más, un buen jugador que se impone y logra llegar a laGran Carpa, pero no, más allá de lo simbólico, de la historia misma recogida en ese instante, en cada turno al bate el pasado martes en el National Park de Washington; el esperado debut de Joey Meneses en Grandes Ligas, pues fin a una espera de mas de diez años, once para ser exacto, si tomamos en cuenta el momento en que firma con los Bravos de Atlanta, allá por 2011.

La trama

Se dice fácil, como un  número más, así de forma fría pero diez años es casi una vida en el béisbol, y el sacrificio, la constancia, las pausas, la apatía incluso por no tener la oportunidad en momentos puntuales, la incomprensión, el saber que está el talento y el resultado pero igual te desechan; todos estos factores entran en juego para darle mayor connotación al suceso y este 2 de agosto, además, allí, en la capital de Estados Unidos, Meneses, a sus 30 años, se convirtió en el primer mexicano en pegar jonrón en su debut en Las Mayores, tal como reflejan ESPN y MLB.com.

Para entender mejor el suceso, habría que remontarse a la década del 30 del pasado siglo, cuando Baldomero Almada se convirtió en el primer representante de la nación azteca en pisar un diamante en el Big Show y desde entonces han pasado grandes jugadores, Vinicio Castilla, Jorge Cantú, Karim García y Adrián González por solo citar y Joey Meneses, hace dos días, legó su nombre para la posteridad en medio de tantas leyendas.

El giro inesperado

Cuando todos miraban a Juan Soto y a Josh Bell llegando a San Diego y los fanáticos desbordados en el Petco Parkpara recibir al portento dominicano; cuando eso pasaba y en consecuencia con el movimiento en cuestión, Meneses era llamado desde la sucursal triple A de los Nacionales para asumir en inicial por Bell.

En Ligas Menores, con Rochester Red Wings disputó 96 juegos, lideró a su equipo con 20 cuadrangulares y 64 carreras impulsadas y cuando todo parecía indicar que sería otro año más de buenos números pero truncada por algún designio divino, los astros se alinearon y las circunstancias propiciaron su ascenso al primer nivel, para en la parte baja del séptimo capitulo, luego fallar dos veces ante el estelar de los Mets de Nueva York, Jacob deGrom; en la parte baja del séptimo episodio ante el cubano Yoan López, soltar una línea solida entre el jardín derecho y el central que en fracciones de segundos pasó la barda para convertirse en cuadrangular.

El precedente

Hasta a Japón incluso se fue Meneses a probar suerte, en medio de un contexto que se le comenzaba a volver hostil, pero regresó, volvió a rendir en la Liga Mexicana del Pacifico, siendo una de las figuras de los Tomateros de Culiacán y en este 2022, cuando nadie, quizás ni el mismo lo esperaba tuvo su momento y fue grandioso.

Quizás como una lección de vida, una de esas donde las cosas tienen su porque y llegan en el momento indicado, así pudiera leerse el mensaje de esta historia quele da a Joey Meneses la posibilidad de reivindicarse una vez más; talento de sobra tiene para ello.