Pudiera empezar por aquí, por hablar que desde 2014 es el líder en impulsadas en todo el béisbol, con casi 800 remolques, o que ha ganado nueve guantes de oro en tercera base, o pudiera decir de sus Juegos de Estrellas y mucho más; la historia de Nolan Arenado ya está escrita con letras mayúsculas...pudiera hablar de todo esto pero no, hoy comenzaré diferente...

La imagen habla por si sola; Nolan Arenado, con una gorra y una camisa de los Cardenales sostiene una flamante bandera cubana y muestra una sonrisa franca en muestra de un pletórico orgullo por la tierra de su abuelo y de su padre.

El suceso tuvo lugar este sábado, momentos antes de que comenzara el choque de los Cardenales de San Luis en los Entrenamientos de Primavera y enseguida fue un bum mediático.

Algo soñado

El hecho de pensar en que el estelar tercera base pueda jugar por Cuba en el Clásico Mundial emociona y hace delirar; con más veras después de que se comenzara a sopesar la posibilidad de un equipo de peloteros asociados a la MLB pudieran participar en el magno evento.

En varias oportunidades, Arenado ha reiterado que le gustaría jugar en Cuba incluso y por supuesto vestir el uniforme de las cuatro letras.

La posibilidad de que ocurra este suceso parece cada vez más real, luego de que un grupo de jugadores y figuras asociadas al béisbol cubano en Grandes Ligas, decidieran crear la Asociación de Peloteros Cubanos Profesionales.

La idea partió del otrora estelar lanzador de los Yankees de Nueva York y leyenda viviente, Orlando Hernández, quien decidió de que era el momento de cambiar las cosas.

El proyecto busca ser avalado por la MLB y rompe todo vínculo con la Federación Cubana de Béisbol; ente que impide a los jugadores cubanos en Grandes Ligas, participar en eventos internacionales representando a la Isla, pues considera traidores y desertores a los atletas.

Este es el escenario perfecto para que un pelotero de la talla de Nolan Arenado, pudiera vestir la casaca tricolor y ser parte del posible trabuco.

Las raíces

Otra vez la imagen de Arenado con la bandera es imponente y todos aplauden, enseguida la foto se hace viral en las redes, pues Nolan podía haber tomado la enseña nacional de los Estados Unidos pero no, fue a sus raíces, en muestra de un gran sentimiento por la Patria donde nació su padre.

El estelar jugador ha visitado la Isla para conocer el origen de sus antepasados, el lugar donde crecieron su padre y su abuelo y siempre ha mostrado un profundo sentimiento de admiración hacia la que también es su tierra.

Sin dudas la imagen de Arenado, mostrando esa bandera con tanto orgullo ha sido un bello regalo para los amantes del béisbol en la Isla y más allá.

Si en su momento pareció lejano el día en que la estrella de los Cardenales jugara por Cuba en algún torneo, hoy, el suceso pudiera estar más cerca que nunca y todos aplaudiremos.