Con un bateador de la edad de Nelson Cruz, una caída en el rendimiento es inevitable. 

Le sucede al mejor de los bateadores. Basta con mirar a Albert Pujols y Miguel Cabrera. Podría decirse que los dos mejores bateadores de su generación, Pujols, de 42 años, y Cabrera, de 39, son sombras de lo que fueron en la élite. En los últimos seis años, Cabrera ha sido un bateador promedio de la liga, mientras que Pujols, ha sido un bateador por debajo del promedio desde el 2017.

Durante el primer mes de la temporada, parecía que 2022 sería el año en que Cruz, de 41 años, finalmente comenzaría a perder velocidad, al igual que Pujols, Cabrera y muchos toleteros antes que él. El bateador designado, a quien los Nacionales firmaron en la temporada baja con un contrato de un año y $15 millones, bateó solo .143 con dos jonrones en sus primeros 24 juegos.

Pero, en el último mes, Cruz ha sido uno de los mejores bateadores del béisbol, aplastando la pelota por todo el parque para darle vida al corazón de la alineación de los Nacionales y tal vez incluso aumentando su valor comercial.

Durante el difícil primer mes de Cruz, inusualmente persiguió lanzamientos fuera de la zona y conectó demasiados rodados. Pero el mánager Dave Martínez nunca se preocupó de si Cruz volvería a la normalidad.

“Alguien me preguntó ayer: '¿Alguna vez te preocupaste de que no fuera a batear?' Y rápidamente respondí que no”,dijo Martínez. “He visto a este tipo durante muchos años. Es un bateador puro. Él entiende cómo golpear. Él entiende quién es”.

Cruz batea .419 y un slugging de 1.123 en sus últimos 21 juegos. Ahora está bateando .27a con un OPS de .761, ambos por encima del promedio de la liga.

La mejora de Cruz no es solo una bendición para los Nacionales en apuros (23-39) y su alineación, sino también para el gerente general Mike Rizzo, quien podría buscar cambiar al toletero en la fecha límite a cambio de un prospecto.

Cuando se firmó a Cruz, algunos estaban perplejos por qué un club en reconstrucción pagaría por un toletero envejecido, aunque uno de los mejores bateadores de poder en el béisbol de la última década. Pero, además de sus beneficios para la alineación y como presencia veterana en un clubhouse joven, Cruz es un jugador que podría generar un sólido prospecto en la fecha límite, especialmente ahora que ambas ligas emplean bateadores designados.

El verano pasado, por ejemplo, Cruz fue cambiado de los Mellizos a los Rays por el prospecto de pitcheo de ligas menores Joe Ryan. Ahora, con ocho aperturas en su haber, Ryan ha sido uno de los mejores abridores en las Grandes Ligas, registrando un promedio de carreras limpias de 2.28 y un récord de 5-2 para Minnesota.

Martínez predijo a fines de mayo que el poder de Cruz regresaría cuando el clima comenzara a calentarse, y la victoria de la serie de este fin de semana contra los Cerveceros fue exactamente lo que predijo el capataz. Cruz conectó jonrones y totalizó tres carreras impulsadas en cada uno de los primeros dos juegos, ambos triunfos de los Nacionales. El viernes, roció cuatro hits al campo opuesto, el máximo de la temporada, y un día después, intercaló un pase largo entre tiros de Juan Soto y Josh Bell para jonrones consecutivos.