El beisbol es complicado. Puedes hacer las cosas bien y salirte mal. Particularmente, los Managers experimentan esta realidad semana tras semana. Pueden tomar la decisión correcta una y otra vez y de todos modos perder el juego. En caso de los gerentes generales, hacen cambios y movimientos que no salen como era de esperarse. Nadie desde un punto de vista objetivo podía pronosticar que Amed Rosario tendría mejor temporada que Francisco Lindor. Sin embargo, nadie puede cuestionar el movimiento realizado por la gerencia de los Mets. Porque fue un buen movimiento y todos lo sabemos. Pero ese movimiento está saliendo mal, simplemente porque en el beisbol la única garantía son la de los contratos, si, el beisbol es complicado.

El 31 de julio cerro el mercado de cambios y desde entonces han sido semanas complicadas para 3 de los mejores 5 bateadores que fueron traspasados en el mercado de cambios:

Nelson Cruz traspasado de los Rays de Tampa Bay

A lo largo de toda la temporada todos se han preguntado ¿cómo logran los Rays ser una de las mejores ofensivas sin tener ningún bateador desequilibrante? La respuesta a esa pregunta es tema de otro artículo, pero justamente, traspasaron por Nelson Cruz para que sea justamente ese bateador. El revulsivo que marque la diferencia. Sin embargo, desde su llegada a Tampa ha sido el peor bateador del equipo. Entre jugadores con al menos 70 apariciones desde la llegada de Cruz el 22 de julio, el dominicano tiene el peor promedio de bateo y porcentaje de embazarse (.205) del equipo (.261). Su SLG (.417) es el 3ro más bajo.

La velocidad de salida de los batazos de Cruz es 3% menor a a la velocidad promedio de sus contactos con los Mellizos. El porcentaje de ponches del dominicano se ha elevado en un 10%, solo el 18.2%de sus turnos en Minnesota terminaron en ponches, en su estadía en Tampa ese porcentaje ha aumentado a 28.3%., parte de ello provocado porque ha disminuido en un 5% su swing a lanzamientos en la zona de strike.

Cruz tiene 40 años de edad, sin embargo, su mala racha no es necesariamente señal de declive. El dominicano Willy Adames lucho en el plato durante toda su estadía esta temporada en Tampa, alegando que no veía la pelota por las luces del Tropicana Field. Teoría que cobra sentido sabiendo que el Tropicana Field ha sido el estadio donde Cruz mas ha luchado en el plato con un OPS de .615, ,110 puntos inferior al segundo estadio con un mínimo de 13 apariciones que peor se le ha dado: Camden Yard.

Joey Gallo traspasados a los Yankees

Mas de lo habitual, Gallo tiene grandes turnos al bate, Aaron Boone dijo que el zurdo "estaba un poco nervioso" luego de irse de 4-0 con una caminata en la victoria 4-3 sobre los Orioles ayer. Sin duda, esta fue otra noche terrible para Gallo, fue ponchado tres veces y conectó un foul pop en el primer lanzamiento en la décima entrada a la tercera base con la carrera ganadora en tercera y 1 out en la entrada.

Cuando los bombarderos del Bronx obtuvieron a Gallo en la fecha límite, sabían que no tendría un buen promedio de bateo. Sabían que se iba a ponchar una tonelada. Pero no sabían que él sería tanmalo. De alguna manera sus números de ponches están empeorando. En una alineación que es mucho mejor y lo protege, Gallo se han ponchado 54 veces en 138 apariciones al plato. ¡Esa es una tasa de ponches del 40%! Un 8% mas que su tasa de ponches en Texas.

La mayoría de sus swings han sido en lanzamientos que se llamarían strikes. Ha perdido estos lanzamientos en la zona con la que generalmente hace daño. Su camino hacia la mejora puede consistir en tender una emboscada a estos buenos lanzamientos para golpear al principio del conteo.

Joey Gallo en 32 partidos con los Yankees: 11 RBI, .134 AVG, 54 K, .618 OPS, 63 corredores dejados en base, 0.0 WAR.

Gallo fue adición redundante a la alineación, salvo por su guante de oro / defensiva versátil y su bate zurdo, pero ¿en qué momento empezamos a preocuparnos de que este intercambio explote en la cara de los Yankees?, ¿Cuántas veces hemos visto lo impensable con los jugadores de los Yankees de Nueva York en los últimos dos años? En algún momento, sobre todo en postemporada, algo simplemente está mal y no hay otra excusa que las malas actuaciones.

*Estadísticas previas a la jornada del 4 de septiembre.