Después de la excelente temporada que hizo en el 2021, en la que incluso llegó cuarto en la votación al premio Cy Young, era natural que Nathan Eovaldi se transformara en la gran esperanza del pitcheo abridor de los Medias Rojas de Boston una vez que abandonó el equipo el venezolano Eduardo Rodríguez y se informó sobre la lesión en la caja toráxica de Chris Sale.

Sin embargo, las cosas no arrancaron del todo bien para él y ha tenido que batallar en este primer tramo de la campaña 2022 para salir a flote. Aun así, hoy demostró que con mucho tesón y aplomo se pueden lograr grandes cosas al lanzar por primera vez un juego completo en su carrera, frente a los Orioles de Baltimore.

No fue una actuación excelente, pero el diestro que lleva en su espalda el número 17 supo aplicar su experiencia en los momentos claves para salir a flote y sostenerse sobre la lomita durante los 9 episodios.

No fue perfecto, pero sí efectivo

Decir que la apertura que realizó Eovaldi en esta jornada sabatina fue increíble, sería mentir. El hombre de 32 años nacido en Houston, Texas, recibió 3 carreras, 7 imparables (de los cuales uno fue jonrón) y otorgó un boleto, aunque eso sí, propinó también 6 ponches.

Fueron 1 rayita en el primer episodio y 2 más en el quinto las que le lograron fabricar los pájaros negros y naranjas, pero ni siquiera eso pudo minar su autoestima. Cuando más parecía que Nathan tendría que abandonar el encuentro debido al castigo de los rivales o el cansancio, más se aplicaba y mejor se le podía ver.

Al final, con 108 lanzamientos, de los cuales 75 fueron en zona de strike, el ex de los Yankees de Nueva York logró obtener su segundo triunfo en esta zafra.

Otro héroe

El cotejo llegó igualado a la sexta entrada a 3 carreras, pero fue Bobby Dalbec quien logró desequilibrarlo con un cuadrangular solitario.

Ya en el inning siguiente otra carrera más por parte de los locales le pondría cifras finales al cotejo de 5x3.