El gerente de los Yankees abordó el tema sobre la percepción de que la oficina principal del club está moviendo sus hilos, tal cual él fuese una marioneta. Aaron Boone ha escuchado una variedad de quejas a lo largo de sus cuatro años en el Bronx. Sin embargo, la mayoría de las veces, esas críticas se han relacionado con el análisis y estadísticas.

El manager de los Yankees ha sido descrito como un obsesionado con los números, un títere de la oficina principal impulsada por el análisis  de estadísticas en Nueva York, o una combinación de los dos. Cuando las decisiones del día a día, como las alineaciones y los cambios de lanzamiento, no resultan, los fanáticos y los expertos generalmente se preguntan qué influencia tuvieron los datos en esas decisiones.

Pero Boone y su familia son amantes del béisbol y les molesta la percepción de que no tiene instintos naturales para un deporte en el que ha estado desde que era un niño. “Ciertas cosas sobre eso me afectan”, dijo Boone a Joel Sherman del New York Post en una amplia entrevista antes de expresar su descontento por la idea de que el béisbol se ha convertido en un tira y afloja entre la vieja escuela y la nueva escuela. Boone dijo a The Post que cree que él y el juego han evolucionado:

"Rumores que inician en algún punto que tal vez tengan algo de verdad, pero al final son  tonterías. Lo paso mal... me molesta como deporte, como industria, como alguien que ha estado en el juego desde siempre y lo ama, el roce de la vieja escuela con la nueva escuela. Existe esta angustiosa declarativa entre las partes.

Te estás perdiendo el tren si no participas en todo y no comprendes la importancia de todo. Trato de traer eso aquí todo el tiempo. Una cosa me molestó, escuché algo: escucho cosas un poco más fuera de temporada, durante la temporada no veo mucho; No soy ajeno a las cosas, pero me llamaron 'aplicador de datos'. Como si no fuera un tipo de béisbol y solo un 'aplicador de datos'. He estado en este juego toda mi vida, hermano. Soy tan beisbolista como cualquiera. El hecho de que haya sido de mente abierta y haya crecido en el juego no significa que sea más de la vieja escuela o de la nueva escuela que nunca. Eres un idiota si no eres consciente de todo los cambios."

Esta no es la primera vez en esta temporada baja que Boone ha rechazado con fuerza las narrativas persistentes que rodean su carrera como gerente. Poco después de firmar su nuevo contrato con los Yankees, Boone reconoció la percepción que el público tenía de él. Pero descartó la idea de que simplemente está haciendo lo que la oficina principal le dice que haga.

Boone se descargó así de la narrativa de que él es una especie de “títere” en Nueva York. Boone, quien jugó en las mayores durante más de una década y proviene de una familia de beisbolistas, se entiende su enojo cuando lo llaman cosas como "aplicador de datos".

Boone dijo que presta mucha atención a los análisis. Se da cuenta de que el juego ha evolucionado y que se necesita manejar el lado de los números. El hombre de 48 años insiste en que eso no significa que sea menos "de la vieja escuela" que sus compañeros o quienes lo precedieron.

Boone tiene foja de 328-318 en sus cuatro años como mánager de los Yankees. El equipo ha llegado a los playoffs en esas cuatro temporadas, aunque Boone entiende que hay una mentalidad de Serie Mundial o fracaso en el Bronx.

Hubo informes el año pasado de que los Yankees no estaban encantados con su gestión del bullpen y sentían que era demasiado flojo o condescendiente con el equipo en público durante los momentos difíciles. Sin embargo, claramente tiene el apoyo de las personas adecuadas .

La única forma en que Boone puede poner fin a la narrativa de "títere" es llevar a los Yankees a su 28º título de Serie Mundial. Nada fácil es la presión con los Bombarderos. Esa es la suerte de su vida, vivir en Nueva York.