El nombre de Mookie Betts siempre ha sido asociado a su gran polivalencia como jugador del béisbol, una que ha exhibido desde su aparición con los Medias de Boston en el año 2014. La forma en que ha afrontado el deporte y las diferentes cosas que puede hacer sobre el terreno, le convierten en uno de los preferidos de los fanáticos.

Por eso, ganó el premio MVP de la Liga Americana en la temporada 2018, misma en la que se apuntó su primer anillo de Serie Mundial, obtenido con el cuadro de los Patirrojos. En ese entonces, su línea ofensiva fue de .346/.468/.540, con 32 jonrones, 80 rayitas impulsadas y 129 anotadas. Además, también se adjudicó un Guante de Oro y un Bate de Plata en ese ciclo que fue el mejor de su carrera.

Más tarde, se marchó a los Dodgers de Los Ángeles firmando un contrato millonario de 365 millones de dólares y 12 años de duración. Una vez allí el éxito no tardó en llegar, puesto que en su primer año fue campeón de la MLB con su nuevo club.

No obstante, en la actual temporada 2022 de las Grandes Ligas las cosas no han arrancado bien para él, y sus números así lo reflejan.

El mal comienzo de Mookie

En 34 turnos durante esta campaña, Mookie ha conectado apenas 7 imparables de los cuales 2 han sido dobletes. Su hilo ofensivo es de .206/.289/.265, algo que es verdaderamente alarmante para un jugador de sus características.

Según su mánager, Dave Roberts, la situación que atraviesa el número 50 de los azules se debe a que ha estado muy dubitativo durante sus turnos.

"Creo que está en el medio. Realmente lo hago. Digo eso porque hay bolas que creo que están en la zona de bateo que comete faltas o falla o vuela hacia el jardín derecho o sale al frente y conecta rodados". Manifestó el timonel.

Aun así, se mostró tranquilo ante la situación, ya que considera que Mookie hará los ajustes correspondientes.

“No sé si es algo mecánico, algo paciente, algo más agresivo. Pero ha estado allí antes, así que estoy seguro de que resolverá las cosas”. Dijo Roberts.

Por su parte, parece que ya Betts comenzó a hacer ajustes. Recientemente se vio cómo cambió ligeramente la posición de su pie trasero a la hora de batear, lo que indica que está buscando elementos que puedan sacarlo de este slump.