Un momento de terror se vivió este jueves 28 en el juego entre los Marlins de Miami y Rojos de Cincinnati, cuando el lanzador abridor de los peces, Dan Castano, fue golpeado directamente en la cabeza por un batazo de Donovan Solano.

El dramático percance ocurrió en apenas el primer episodio del encuentro disputado en el Great American Ball Park de los Rojos.

El colombiano Donovan Solano, antesalista de Cincinnati, se disponía a enfrentar al zurdo Castano con dos de sus compañeros en circulación y un out. En cuenta de 1-1, Solano conectó una línea que salió de su bate a una velocidad de 104 millas por hora e impactó directamente en la cabeza del pitcher, quien se llevó las manos a su rostro y cayó de rodillas en el montículo.

 

Los miles de asistentes al parque, así como los jugadores de ambos clubes, se sumergieron en un expectante silencio en espera de que los trainers de Miami atendieran al lanzador, quien tras ser examinado y permanecer unos angustiosos minutos sobre la lomita, pudo salir del juego por sus propios medios para someterse a exámenes que descartaran cualquier lesión de gravedad.

El colombiano Solano, visiblemente preocupado después de dar el batazo, se puso en cuclillas mientras iba a la primera base en espera de la reacción de Castano al golpe.

Luego del incidente, Solano se acercó al pitcher para saludarlo y darle una palmada en su espalda.

 

Curiosamente, la pelota bateada por Solano se elevó tras rebotar en la cabeza del lanzador y fue capturada por el antesalista de Miami, Joey Wendle, poniendo out al bateador.

Después del terrorífico episodio, los Rojos pusieron un mensaje en su cuenta de Twitter enviándole buenos deseos a Castano.

 

En Twitter, el equipo de Miami informó que Castano sufrió una contusión en la frente y salió del encuentro con una conmoción cerebral leve. "Será evaluado más a fondo", añadió el mensaje.

Los Marlins derrotaron finalmente a los Rojos 7 carreras por 6 y ganaron 3-2 la serie de tres compromisos contra Cincinnati.