Albert Pujols prendió las turbinas y, según Baseball-Reference, una de las publicaciones estadísticas más consultadas y prestigiosas del mundo, el dominicano se ubica primero en bateo (.403), OPS (1.289) y noveno en jonrones conectados (8) desde el pasado 10 de julio. Estos son datos fríos. Esta es una realidad.

Ahora ¿podrá Pujols desafiar a las matemáticas, al destino, a la suerte, a todo y lograr la hombrada de sacar la pelota en ocho ocasiones desde aquí hasta el final de la temporada? El sitio mencionado cice que sólo tiene un 7.1 por ciento de chance de conseguir lo que todos estamos esperando, el anhelado jonrón 700.

La matemática inicial es muy sencilla. Pujols acumula en la temporada un jonrón cada 18 turnos, para redondear.  La mayoría de sus estacazos, nueve los 13 conectados, han sido contra zurdos.  Es decir, se tendría que esperar que en las próximas serie, "La Máquina" tenga delante de sí a un lanzador de esas características para ver si la conecta.

Pero eso no es todo.  Lo más importante es esto: el beisbol es un juego de promedios.  Todos sabemos que una racha no puede prolongarse por mucho tiempo y en cualquier momento lo anormal se normalizará.  Es decir, en algún momento Pujols, en caso de que lo pongan a jugar a diario, va a bajar su producción ofensiva.

Ahora, y esto es lo bonito del caso, Albert siempre ha sido un pelotero que ha roto con todos los cánones, lógicas y estadísticas.  El espíritu de superación del hombre puede romper cualquier estamento. Y, además, todo un país está ansioso y deseando que esto ocurra.

Solo nos queda decir ¡Vamos, Albert!