Los Angelinos de Los Ángeles recibieron buenas y malas noticias en su último encuentro esta tarde, ante los Rangers de Texas. Por una parte, vencieron con una gran demostración ofensiva por pizarra de 8x3, pero por la otra, tuvieron que ver cómo su principal jugador abandonaba el terreno tras ser golpeado.

Estamos hablando del estelar Mike Trout, quien sufrió sendo pelotazo en la mano mientras consumía su tercer turno al bate en el juego. Anteriormente, ya había bateado un doblete impulsor de una, por lo que iba de 2-1. En la otra chance, la primera, falló con elevado.

Llegó el bolazo

Con la pizarra 2x1 a favor de los Angels y corriendo la parte alta de la quinta entrada, el 3 veces ganador del premio a Jugador Más Valioso de la Liga Americana entró a la caja de bateo para al pitcher Spencer Patton. Fue un duelo peleado que llegó al conteo máximo de 3 bolas y 2 strikes, mismo en el que ocurrió el infortunio.

Intentando tirarle pegado al cuerpo, el serpentinero de los Vigilantes perdió el control de la esférica y se la terminó endosando en la mano a un Trout que intento sacarle el cuerpo a la misma pero que en detrimento de ello, terminó haciéndose más daño.

Como medida preventiva y también por el daño que le produjo, el cuadro visitante decidió que lo mejor era quitar del encuentro a su jardinero central. En un principio se especuló con la gravedad del impacto, motivo por el cual se le realizaron los exámenes pertinentes.

Nada que temer

Horas después de lo acontecido, el propio club informó a través de sus redes sociales que las radiografías no arrojaron nada grave. Sin embargo, advirtieron que irán día a día con el deportista, esperando ver cómo evoluciona en conjunto con el cuerpo médico.

Para los Angelinos sería un mazazo perder a Mike Trout por varios juegos durante segundo año consecutivo. En el 2021 una grave lesión en la pantorrilla lo alejó de los terrenos un total de 139 días y lo privó de poder ayudar a una organización que si bien tuvo el Shohei Ohtani al mejor toletero del año, no pudo clasificarse a la postemporada.