El mundo del béisbol está a punto de presenciar una de las hazañas más épicas que puede conseguir un pelotero en las Grandes Ligas: llegar  a los 3 mil imparables. Hoy frente a los Yankees de Nueva York el venezolano Miguel Cabrera tendrá la oportunidad de lograrlo ante miles de fanáticos en el Comerica Park, casa de sus Tigres de Detroit.

De conseguirlo, se incluiría en un selecto grupo donde solamente se encuentran 32 peloteros y hay nombres de la talla de Ty Cobb, Stan Musial, Hank Aaron y el todavía activo Albert Pujols. Estaremos con toda seguridad, ante uno de los acontecimientos más grandes en el mundo de los deportes en los últimos años.

Ante esta situación, el nacido en Maracay, estado Aragua, luce tranquilo. En una entrevista con la periodista Mary Montes aseguró que en la mañana de hoy desayunó arepas con diablitos, una comida común y corriente en los hogares de su natal Venezuela.

Por otra parte, también ha solicitado a MLB que en el momento que consume la hazaña, suene el Alma Llanera, mítico tema con el que millones de paisanos suyos se identifican. Afirmó que quiere que quede claro de dónde es él.

Lanza una predicción

Ya metido en temas más serios y hablando sobre el hit 3 mil, Miggy le dijo al periodista Jason Beck que tocaría la bola en su primer turno y al primer pitcheo, vaticinando que así concretará la gesta. Extrañado el comunicador le menciona que solo tiene un indiscutible así en su carrera, pero la respuesta del hombre de 39 años fue la siguiente: "Bueno, serán 2".

 

Claro, todo esto transcurrió en un tono jocoso y entre risas, pero brinda una muestra de cómo vive el slugger latino los momentos previos al hito. Parece que nada le hace perder su sentido del humor ni le perturba, está tranquilo, sabe que el momento de dar un paso más hacia la inmortalidad del Salón de la Fama de Cooperstown ha llegado y no hace más que disfrutarlo.