Gracias a la millonaria inversión del dueño Steve Cohen, los Mets de Nueva York han logrado confeccionar una de las nóminas más poderosas y temidas de las Grandes Ligas, plaga de figuras y megaestrellas que hoy por hoy son lo más selecto del béisbol mundial. También por eso han tenido un arranque positivo en este 2022.

Con registro actual de 19 victorias y solo 9 derrotas la tropa de Queens puede dar fe de uno de los mejores comienzos de campaña en su historia reciente. Todo les sale bien y les va sobre ruedas, tanto su pitcheo como su bateo han respondido y los hombres que estaban llamados a tomar el liderazgo del equipo lo han asumido con firmeza y tesón.

En el apartado ofensivo destacan grandemente Jeff McNeil y Mark Canha con sus increíbles líneas ofensivas de .348/.408/.891 y .333/.397/.789, respectivamente. Asimismo, en el pitcheo no han defraudado el siempre cumplidor Max Scherzer y el novel Tylor Megill, ambos con 4 triunfos cada uno.

Pero hay más. En el día de ayer el cuadro dirigido por Buck Showalter consiguió algo que parecía imposible. Revirtieron una racha de MLB de casi 700 encuentros y una propia de la franquicia de más de 300 para lograr un sorpresivo y emocionante triunfo frente a los Phillies de Philadelphia.

El registro en cuestión

Cuando los metropolitanos entraron ayer al noveno inning contra los de Pensilvania, perdían 7x1. Las últimas 684 veces que un equipo llegó a último episodio abajo por 6 rayitas o más, siempre perdió. Además, en los últimos 25 años los de azul y naranja tenían récord de 0-330 al llegar por dicha desventaja al epílogo de un encuentro. Todo apuntaba a que sería otro revés que se adjuntaría a dichas rachas y al mismo tiempo, nada de eso ocurrió.

La insólita remontada

Los Mets comenzaron a descontar carreras gracias a un jonrón de 2 carreras de Francisco Lindor después de que Starling Marte abriera la entrada recibiendo boleto.

Después Pete Alonso pegó doble, y aunque detrás de él Eduardo Escobar se hizo out, Jeff McNeil disparó sencillo y mantuvo las esperanzas vivas. Más tarde, Mark Canha pegó hit impulsor de una carrera y tras el ponche de Dominic Smith que puso el segundo out en el electrónico, JD Davis tiró doblete para descontar una más y ponerse a 2 de los Phillies.

Brandon Nimmo bateó imparable al jardín Central para igualar las acciones y en la segunda vuelta del lineup en el mismo capítulo, Starling Marte selló la remontada con un tubey que llevó a Nimmo hasta el plato.

En el cierre del tramo, Edwin Díaz se encargó de entregar un salvamento de altura incluyendo 2 ponches en los 3 outs que sacó.

De esta manera, los de la Gran Manzana le pusieron fin a una de las rachas negativas más difíciles de quebrar en el béisbol actual.