El veterano pitcher de los Mets de Nueva York Max Scherzer está a la vuelta de la esquina en cuanto a su recuperación de su lesión.

El ganador del premio Cy Young se está recuperando de una lesión sufrida el mes pasado luego de que este sintiera un tirón en el oblicuo.

De acuerdo una nota de la agencia AP el tirador que estuvo con los Tigres de Detroit, Nacionales de Washington y los Dodgers de Los Ángeles lanzó 50 pelotas a la goma en el City Field por lo que se vio con muchas ganas de retornar al cuadro del mánager Buck Showalter.

Si continúa sintiéndose bien, el derecho prevé cumplir una apertura de rehabilitación en las ligas menores el jueves. Y es posible que pudiera volver después a los Mets. Como diría la teoría de cualquier pelotero que haya pasado por la lista de enfermos.

"Es muy difícil especular, porque cuando llegas al siguiente nivel puedes presionarte demasiado. No quiero comenzar a pensar más allá de lo que ahora es posible. Ésta es una lesión engañosa", dijo Scherzer que ya ha sufrido este percance en el pasado.

El pelotero de 37 años tiene un registro de 5-1 con 2.54 de efectividad en 49.2 innings lanzados. Al momento de lastimarse era uno de los líderes de todo el circuito.

"Me encantaría decirles que puedo hacer una apertura de rehabilitación, me voy a sentir estupendo y voy a volver... ¿Es posible? Sí, pero la realidad es que también podría tener una apertura de rehabilitación y sentir rigidez, por lo que preferiría esperar hacer otra antes de lanzar en un juego de las mayores",aseveró con bastante profesionalismo a la prensa en Nueva York.

A pesar de ello, este, restó importancia a lo que pueda volver a sentir. Está optimista a los problemas físicos que lo han aquejado en las últimas semanas en la novena de Queens.

"Estoy bien aunque se me haya limitado un poco. Si puedo volver acá haciendo 70 u 80 lanzamientos, que me den la pelota", sentenció.

El pitcher que es nacido en Misuri ha ganado en su carrera profesional tres premios al mejor lanzador del año. También tiene un anillo de Serie Mundial y se ha convertido uno de los mejores serpentineros en la era moderna del béisbol.

Así, parece que lo más pronto que Scherzer podría lanzar con los Mets sería el 26 de junio en Miami. Pasarían así cinco semanas y media desde el 18 de mayo, cuando se lastimó en un juego frente a San Luis destacó la agencia anteriormente mencionada.

Una segunda apertura de rehabilitación en las menores implicaría que el regreso de Scherzer se postergara al primer fin de semana de julio, en casa ante Texas. Pero incluso ese cálculo supone que no haya retroceso alguno.

No obstante, el índice de victorias y derrotas que tienen los Mets que los mantienen en el liderato de la división del Este del viejo circuito hace que no hayan problemas en  esperar el paso a paso para su regreso.

"Ojalá que se sienta bien mañana y que podamos dar el paso siguiente", dijo el manager Buck Showalter. "Él conoce su cuerpo y su brazo".

Showalter vino a dirigir a los Mets de Nueva York tras un pedido del magnate Steve Cohen que es uno de los hombres más ricos de los Estados Unidos y del mundo. Cohen quiere hacer a los de Queens una de las franquicias más exitosas de toda la pelota.