Han pasado seis días del nuevo año y aparentemente ya hay ganas de acabar este cierre patronal por un grupo de peloteros. Max Scherzer se ha mostrado fúrico contra los clubes que no tienen intención alguna de mejorar el convenio colectivo del béisbol.

Scherzer, que es considerado uno de los mejores lanzadores de los últimos 30 años ha mostrado el interés por destapar todo los problemas que iniciaron el 1 de diciembre con el cierre patronal: "Como jugadores, sentimos que demasiados equipos han entrado en una temporada sin ninguna intención de ganar durante el pasado (convenio colectivo)"

A pesar de todo el futuro miembro al Salón de la Fama de las Grandes Ligas, cargó duramente con los clubes que no han invertido lo necesario para poder ganar.

Los jugadores exclaman que los dueños de equipo tienen el suficiente dinero para poderse armar de la mejor manera.

Scherzer criticó la maniobra que han sufrido peloteros como Gleyber Torres y Kris Bryant en la que se le pide que vayan a ligas menores por un tiempo determinado para luego ser subido y no cumplir con el periodo determinado para la agencia libre: "Los equipos están poniendo extensiones con descuento a largo plazo frente a los jugadores antes de que un jugador haga su debut (...) les dicen que tomen la extensión y mañana estarán en las Grandes Ligas, pero si no la firman, se quedarán en las ligas menores, dijo el pitcher en una entrevista con LA Times.

El revolucionario jugador indicó que las Grandes Ligas y sus clubes están truncando el sueño de muchos al querer controlar la carrera de los peloteros: "Jugar en las mayores es el sueño de todos, y los equipos ahora están aprovechando ese deseo de obtener control financiero sobre la carrera de un jugado".

Max se convertirá en este 2022 al echar la primera pelota al plato al jugador más caro en la historia de las Grandes Ligas en un año de salario. Sin embargo, pese a su importancia dentro del juego también ayuda a sus compañeros menos favorecidos.

Lee aquí como fue que inició la carrera de Scherzer en las Grandes Ligas, es increíble. 

Scherzer quiere sobre todas las cosas un béisbol realmente competitivo en la que los dueños de los clubes no tengan ningún problema en sacar la chequera para gastar dinero.