Tener una pareja que se preocupe por ti y te ayude a echar hacia adelante, sin dudas es lo mejor. Pero tener una mujer que quiere controlarte y cree tener la razón en todo, es complicado.

Es el caso de Marcell Ozuna y su esposa Génesis, una relación que ha dado mucho qué hablar, por eventos sucedidos fuera del terreno.

Antes que nada, recordar que no somos quienes, para juzgar decisiones de las personas, pero hay casos de interés público, que se observan no terminarán bien por sus protagonistas.

En el principio de la entrevista, Ozuna cuenta todo lo ocurrido ese día, como pensó que su carrera terminaría y sus aprendizajes. Se ve un Marcell arrepentido, siendo sincero en una entrevista que fluye con armonía.

Luego aparecen en escena Marcell y su esposa, se nota un Ozuna distinto, su semblante cambió, se muestra incómodo en el lugar. Su esposa comenta de lo sucedido desde su óptica, hablando de manera correcta y mostrando sus dotes, en ocasiones contradice lo que Marcell comenta.

Por lo visto en las tomas de decisiones ella tiene mucho peso, esto no está mal, siempre y cuando en las tomas de decisiones se permita escuchar las dos partes, pero se observa que es controladora.

Según ellos, llegaron a un acuerdo donde se respetarán y las cosas marcharán bien en lo adelante. Dejaron entrever que personas que los rodean comentan mucho sobre sus vidas, muchos rumores y temas de infidelidad, aunque no queda claro de cual de las dos partes.

Esperamos que todo se resuelva, aunque sinceramente dudamos, basado en el histórico de ambos. Recordar que primero tuvieron un inconveniente donde ella lo golpeó en la cara causándole una lesión facial, luego ocurre el evento donde se informó que Marcell golpeó, estranguló y amenazó de matar a su esposa, según la declaración jurada de ella. Ayer dejó entrever que no comento nada y que dejó ese proceso en manos de su abogado.

Podemos notar que ella es buena con los negocios, realizo una jugada magistral cuando colaboró para que su pareja pudiera salir de la cárcel y evitar que su carrera tuviera más problemas en las ligas mayores, dejando de percibir lo restante de su contrato, es decir, cuidó bien sus intereses.

Lo sentimos por los niños, son los que más sufren en este tipo de relaciones tóxicas, pero pensamos que este era el momento para que Marcell le entregara la parte que le corresponde a Génesis y siguiera su camino, antes que otro evento le destruya su carrera.

¿Controla su oso? Parecen ser tal para cual. Aparentemente ambos son complicados y celosos, él no tiene paciencia, ella es manipuladora y controladora, así que no dudemos que esta novela continue...