Un acontecimiento histórico se pudo observar este lunes en el marco del acto inaugural previo al encuentro que disputaran los Medias Rojas de Boston ante los Tigres de Detroit en el Fenway Park de la ciudad bostoniana, en donde se produjo el reencuentro de dos leyendas del deporte dominicano: David Ortiz y Manny Ramírez.

En lo que terminaría siendo uno de los momentos más emotivos de la temporada, el ex - jardinero se acercó a la lomita para lanzar la primera bola de la jornada, pero si esto no fuera suficiente, su lanzamiento era recibido por otro ídolo de la afición local y recientemente exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown, David “Big papi” Ortiz, ante la algarabía del público presente en el estadio que los vio titularse a ambos en el 2004.

“Es increíble, nunca pensé que esto pasaría. Volver a Boston y recordar todas las cosas que pasé cuando estuve acá. Recibir esto de esta manera es impresionante”, declaró Ramírez al portal de MLB.

La presencia de ambos era un total secreto en medio de la jornada en la cual los Medias Rojas vencieron 5-2 a los Tigres; el “Big Papi” terminó entregándole la placa del Salón de la Fama del equipo a Ramírez, considerando que éste último no pudo asistir a la ceremonia efectuada el pasado 26 de mayo, en donde Ortiz si pudo recibir su placa al igual que Rich Gedman y Dan Duquette.

Sin duda alguna, para el aficionado de Boston y el dominicano en general, esta manera de recibir el galardón Ramírez terminó siendo más emotiva de lo que se hubiera esperado en la ceremonia original del mes pasado, tomando en cuenta el escenario y la espontaneidad con la que ocurrió.

Ramírez es recordado por ser uno de los jugadores más productivos y más enigmáticos en la historia de los Medias Rojas, siempre lograba entretener al aficionado que asistía a las gradas del Fenway Park, incluso era costumbre que se les acercara y les diera la mano antes o durante el desarrollo del juego.

Por su parte, David Ortiz fue elegido el pasado 25 de enero al templo de los inmortales de Cooperstown en su primera aparición en las papeletas, mencionado en el 77,9% de ellas, recibiendo Ramírez solamente un 28,9% de las mismas, sin embargo es algo que según comenta él mismo, no le afecta en lo absoluto.

“No, no, no. No pienso en eso, porque yo sé lo que hice”, señaló Ramírez. “Prefiero renunciar al Salón de la Fama que a mi familia e hijos. Ellos son los que me regalan más alegrías. Más que estar en el Salón de la Fama”. Recordar que Manny también formó parte de los Indios de Cleveland, también con buenos números, pero considera que sus mejores años fue con los “patirrojas”, donde además considera que sus fanáticos siempre lo apoyarán y recordarán, haciéndolo sentir en casa.