Las crisis generan siempre grandes soluciones, pues en momentos así, producto de un instinto básico de supervivencia, el ser humano explota al máximo sus capacidades y su inventiva se desborda.

De igual modo en momentos de crisis aparecen los líderes, esos hombres de personalidad fuerte y con el carisma necesario para convocar multitudes y ser referentes...Manny Machado, contra todo pronóstico, se ha convertido en líder.

Nadie lo esperaba

Cuando nadie lo esperaba y la mala fama, esa de ser un tipo sucio, un pelotero inmaduro por sus altercados y conductas en su paso por los Orioles de Baltimore, cuando la gracia se alejaba de Manny Machado, su historia ha dado una vuelta de tuerca para situarlo como el claro referente de los Padres de San Diego en este 2022.

Al momento de escribir este texto, trascendía la noticia de la abrupta salida del encuentro, del jugador de origen dominicano, tras torcerse el tobillo en una carrera a primera base en el mismo primer episodio del partido entre los Padres de San Diego y los Rockies de Colorado.

La actualización reciente del estado de Machado, arrojaba que los rayos X dieron negativos, que no hay fractura pero como sea la expectativa está y todos quedan atentos a su evolución.

El contexto

Machado se encuentra inmerso en su mejor temporada en Las Mayores, compilando al instante de redactar el artículo, 328 de average con 12 cuadrangulares y 46 carreras impulsadas, además de tener un OPS de 906; números extraordinarios que lo ubican desde ya como un serio contendiente para ser el MVP de la Liga Nacional.

A sus 29 años, Machado está demostrando el valor de su condición como jugador y refendrando el contrato de 300 millones por 10 años ofrecidos por los Padres.

Lo más importante en esta trama es que ante la ausencia de Fernando Tatis jr, Manny ha visto la posibilidad de asumir jalones, tal como le comentó recientemente a Sport Ilustrated.

El desafío

El estelar tercera base, prominente por su dotes defensivas, de ahí el mote de El Ministro de la defensa, aseveró que si está preparado para ser el líder del equipo y su enfoque como nunca es jugar béisbol.

Y lo está llevando a la práctica, motivando y cohesionando a sus compañeros de equipo, como el caso de Erick Hosmer, quien también está viendo un Manny diferente, enfocado y muy constante, capaz de lidiar con todo.

Cuestión de objetivos

El momento es de oro para San Diego y con la llegada de un manager ganador como Bob Melvin, en el equipo no solo buscan evocar aquellos años gloriosos con Bruce Bochy entre 1995 y 2006, con aquella Serie Mundial en 1998 ante los Yankees; hoy quieren ir más allá y tener el anillo.

Las esperanzas de los frailes pasa en buena medida por el liderazgo de Manny Machado, pues este es su momento, como ocurrió con Dave Winfield y Tony Gwynn en cada época gloriosa de la franquicia.

A la espera de lo que pueda suceder con su lesión, ya no estaríamos hablando de El Ministro sino de presidente en el caso de Manny Machado y no es algo del mero azar, es una jerarquía ganada con el día a día en los diamantes.