Manny Machado le gritó a su compañero de equipo Fernando Tatis Jr.  durante la quinta entrada del crucial partido de los Padres de San Diego contra los Cardenales de San Luis el sábado por la noche.

Machado gritó y maldijo a Tatis, diciéndole“no se trata de ti” y “ve a jugar béisbol” después de que Tatis se ponchó mirando en el quinto. Tatis reaccionó con enojo a la llamada del árbitro de home, Phil Cuzzi, y el manager Jayce Tingler fue expulsado cuando salió del dugout para defenderlo.

"No fue de forma negativa", dijo Tingler. “Somos una familia. No vamos a discutir los detalles, pero nos importa. Hay pasión. Hay frustración. Todas esas son emociones que son naturales, y esas cosas suceden ".

Tatis golpeó su casco en el dugout después del ponche antes de que Machado comenzara a sermonearlo. Machado, de 29 años, y Tatis, de 22, fueron separados por compañeros durante el incidente, que se produjo al final de la parte alta de la quinta. Finalmente llegaron a sus posiciones: Machado en la tercera, Tatis en el corto.

San Diego desperdició una ventaja de dos carreras en la octava entrada y perdió 3-2 para caer 2 1/2 juegos detrás de los Cardenales por el segundo y último comodín de la Liga Nacional.

Los Padres entraron en el año con la expectativa de luchar con los Dodgers por una corona del Oeste de la Liga Nacional, pero se han ido 23-32 en la segunda mitad mientras Los Ángeles y San Francisco se han alejado en la carrera divisional.

"Creo que siempre que hay mucho en juego y todos saben lo que está en juego, cualquier cosa puede pasar", dijo Tingler. “Podemos tener desacuerdos, pero todavía nos amamos, jugamos el uno para el otro, nos preocupamos el uno por el otro, y cuando tienes esas emociones fuertes en ambos lados, suceden cosas. No puedo predecir lo que sucederá en las próximas dos semanas ".

Si ponemos atención, las acciones de Machado fue un llamado de atención a Tatis Jr a que se mantenga enfocado en el juego por el bien del equipo, incluso reconociendo que el joven campocorto es el mejor del equipo. No valía la pena discutir con el arbitro pues podría ganarse la expulsión y ellos quedarse sin su mejor estrella. Que pensara las cosas permaneciendo frío.