Aunque los Yankees de Nueva York siguen exhibiendo un excelente récord de 72 victorias y 43 derrotas y continúan como líderes indiscutidos de la División Este de la Liga Americana con 10 juegos de diferencia de sus más cercanos perseguidores los Azulejos de Toronto, nadie puede negar que han aflojado su ritmo avasallador después del Juego de las Estrellas.

Esta situación quizás se deba a las lesiones que han presentado varios de sus principales baluartes, entre los que se cuentan el lanzador Luis Severino y el jardinero y bateador designado Giancarlo Stanton. Sobre ellos se tienen noticias al respecto, pero las mismas no parecen ser demasiado alentadoras.

A pesar de que en principio se pensó que serían de la partida a mediados del mes que corre, es decir justo en el presente, la realidad es otra. Ambos beisbolistas podrían mantenerse alejados de los diamantes hasta septiembre, como mínimo.

Luz al final del túnel

En el caso de Stanton, cuando se fue de baja el 23 de julio por una tendinitis en su talón de Aquiles izquierdo se esperaba que solo fuera por un par de semanas, pero la molestia ha persistido hasta nuestros días. Aun así, su mánager informó que hoy llevará a cabo una sesión de bateo y que luego de eso podría pasar a las categorías menores a jugar algunos encuentros para culminar su rehabilitación.

"El sábado, se intensificó, corrió progresiones, más bateo, más trabajo defensivo. El siguiente paso sería entrar en un entrenamiento completo previo al juego y la próxima semana podríamos dar otro paso".Manifestó Aaron Boone.

No se sabe para cuándo

La circunstancia de Severino parece ser más complicada todavía que la de Giancarlo. En primer lugar, no se tiene una fecha estimada para su vuelta y aparte, no hay indicios de progreso respecto al tirón lateral que sufrió en su última salida contra los Rojos de Cincinnati, en la cual fue vapuleado con 4 carreras y 3 jonrones en 2 episodios.