Los Arizona Diamondbacks, con el peor récord de la Liga Nacional, pueden darse el lujo de poner a prueba a los jóvenes, con un ojo puesto en el futuro. Definitivamente, ése ha sido el caso con el derecho Luis Frías, de 23 años y el prospecto número 13 de la organización en la lista de MLB Pipeline.

Este mes, el dominicano debutó en las Mayores contra equipos de alta talla como los Astros y los Dodgers, midiéndose con bateadores como el venezolano José Altuve, Trea Turner, Max Muncy y Justin Turner. Uno de los resultados positivos fue que su primer ponche propinado a nivel de MLB fuera ante uno de esos grandes nombres: José Altuve.

“Estaba acostumbrado a verlo por televisión, una tremenda leyenda”, dijo Frías.“Poder pitcharle y poder tener ese logro de ser tu primer ponche en Grandes Ligas fue bastante emocionante”.

Es nuestro sexto 🐅 esta temporada y el dominicano 844 en la historia.

Frías, orgulloso de ser el segundo grandeliga de la localidad de Caño Azul de Salomón, Río San Juan luego de Fernando Martínez, otrora prospecto de lujo de los Mets estuvo consciente del reto todo el tiempo.

Contra los Astros el 19 de septiembre, fueron tres bases por bolas que representaron el mayor obstáculo en su presentación. Ante los Dodgers, la calidad de los bateadores “azules” resultó en un doble, un sencillo, un elevado de sacrificio y un boleto.

“Un poquito difícil, pero uno trata de dar lo mejor de uno y luchar”, dijo Frías. “Siempre digo, ‘ellos tienen el bate y yo tengo la pelota. Vamos a salir y vamos a competir’. Por mejores que sean, algún día van a fallar. Gracias a Dios, he podido dar lo mejor de mí”.

Lo expresado por Frías le hace eco a lo que cree la gerencia de los Diamondbacks, que vio a Frías tener marca de 9-7 y efectividad de 4.93 entre tres niveles de liga menor en el 2021, incluyendo 5.82 en cinco aperturas por Triple-A Reno.

Cuando Frías quien tiene una recta que se acerca a las 100 millas por hora, combinada con un slider y una curva comanda sus pitcheos, tiene material para ser un lanzador bastante eficaz.

“Vino a competir porque pensábamos que se había ganado la oportunidad de venir a competir”, dijo el manager de Arizona, Torey Lovullo. “De vez en cuando podrías ver algunos juegos ‘inflados’ (de muchas carreras permitidas) y los números no eran los mejores. Estoy consciente de eso, pero también hubo algunas buenas presentaciones ahí. Pensábamos que podía venir aquí, aprender rápido y hacer algunos ajustes”.

Trabajar fuerte”, dijo. “Vuelvo a mi rutina del trabajo fuerte para venir el año que viene y competir y ayudar al equipo en lo que más se pueda”.

Y por supuesto, ya tendrá algo de sabor de Grandes Ligas en su haber.