Los Marineros de Seattle han encontrado en el lanzador dominicano Luís Castillo un brazo confiable para luchar por un buen número de victorias que le permita acceder a los puestos de Comodín.

Esto ha provocado que “La Piedra”  salida tras salida se vea la cara frente a un as de la rotación rival, primero frente al extraclase Gerrit Cole durante sus dos primeras salidas vistiendo el uniforme de Seattle y ahora frente al japonés Shohei Ohtani durante la tarde de este lunes.

Como precedente, Castillo solo se ha enfrentado a  los Angelinos en 2019 en el Great American Ballpark, dejando trece ponches en su apertura de siete entradas. Sin embrago será la primera oportunidad lanzando en el Angel Stadium.

Durante sus últimas siete aperturas, Luís  Castillo presenta marca de tres victorias sin fracasos, su efectividad es de 1.66 con 55 ponches y 15 bases por bolas en 48.2 entradas de labor, donde los rivales tan solo exhiben línea ofensiva de .180 / .250 / .285 durante ese tramo.

Luis Castillo has been as advertised 🤩

A lo largo de la temporada por su parte, suma 14 aperturas con los Rojos antes de ser canjeado y dos aperturas con los Marineros. Castillo tiene marca  de cinco victorias y solo cuatro derrotas,  con un promedio de carreras limpias de 2.71 durante las 99.2 entradas que ha estado sobre el montículo,  logrando ponchar a 105 bateadores mientras regaló 33 bases por bolas.

Esta noche tendrá un difícil rival, Ohtani, quien ha sido el mejor lanzador abridor de los Angelinos durante el 2022, aunque no hay dudas que el japonés sería el mejor lanzador en la mayoría de las rotaciones. Tiene un récord de diez victorias con ocho derrotas, su efectividad es de 2.68 durante 19 aperturas esta temporada.

Pero sus números más impresionantes se muestran en  las 111 entradas que ha trabajado donde suma 157 bateadores retirados por la vía de los strikes con tan solo  27 bases por bolas. Sus 12.73 ponches por nueve entradas es el más alto entre los lanzadores abridores con al menos 100 entradas lanzadas. Mientras  está ponchando al 35% de los bateadores a los que se enfrenta y caminando solo al 6%.