Sin lugar a dudas, uno de las leyendas que tiene para ofrecer en el cargo de mánager el béisbol de las Grandes Ligas es Tony La Russa. Este hombre tuvo su debut como timonel en la temporada de 1979 y todavía se mantiene activo, luego de ser previamente pelotero en un lapso de 10 años, en los que vistió los colores de Atléticos de Oakland, los Bravos de Atlanta y los Cachorros de Chicago.

No obstante, es como mandamás que el éxito le ha acompañado, siendo campeón de la MLB hasta en 3 ocasiones: en 1989 dirigiendo a los Atléticos de Oakland y en 2006 y 2011 con los Cardenales de San Luis.

Actualmente dirige por segundo año consecutivo a los Medias Blancas de Chicago luego de 10 años alejado de los banquillos, y está batallando para intentar hacer trascender a dicha novena.

Sin embargo, en la última serie que dirigió y sigue dirigiendo a los patiblancos, ha sido vapuleado junto a los suyos por los poderosos Yankees de Nueva York en los 2 primeros cotejos de los 4 pautados. En el primero perdieron por pizarra de 15x7 y en el segundo 10x4. Ante tal situación, La Russa emitió varias opiniones.

Reconoció el fuego

Sobre los 2 primeros duelos entre los de Chicago y los Bombarderos, el conductor de 77 años de edad se limitó a decir: "Nos incendiaron", haciendo referencia a la gran cantidad de carreras recibidas en el par de duelos iniciales de la serie. Además, añadió lo siguiente:

"Casi siempre se perdía nuestra ubicación (en referencia a los lanzamientos de sus pitchers). Verías al receptor colocando al lanzador en un lugar diferente y fallando. Eso es lo que se supone que debe hacer un bateador. Lo castigan, y lo hicieron".

Situación complicada

En este momento de la campaña, el club que dirige La Russa atraviesa un difícil presente. Con récord de 15 victorias y 16 derrotas comienzan a alejarse de la punta de la División Central de la Liga Americana, ocupada por los Mellizos de Minnesota que tienen foja de 19-14.